Última actualizaciónVie, 03 Jul 2020 11pm

Opinión | Ramiro Grau

Excálibur importó más que el genocidio de cuarenta mil ancianos; por ahora…

excalibur

El 8 de octubre de 2014 publicaba en mi web Navegando Contracorriente, la siguiente reflexión:

“Estoy sorprendido, y más que sorprendido asqueado, de ver como centenares de personas se manifiestan en defensa de un pobre perro, que es posible sufra el “ébola”, pero son incapaces de hacerlo ante los más de cien mil asesinatos anuales de niños que se realizan en España, mientras Poncio Pilatos, es decir, el PP, mira para otro lado…

A mediodía, en esa hora tonta en que uno ve las desgracias por televisión, me he quedado indignado de ver la furia con la que la sociedad -¿o deberíamos llamar suciedad?- arremetía contra los policías que iban a llevarse a “excálibur”, en cumplimiento de un mandato judicial, nada menos.

He visto a un portavoz del partido animalista (no sabía que existía ese partido, pero por lo visto hay gente para todo), diciendo que era una barbaridad sacrificar al pobre perro, y a un representante del partido para la igualdad animal, manifestándose en el mismo sentido. Lo que no me ha quedado claro, ya digo que estaba medio dormido, es si este último individuo defiende la equiparación entre los animales y las personas, o entre las personas y los animales…

De ser así los futuros niños asesinados por el PP, Partido Podrido, perdón, quiero decir Poncio Pilatos, todavía podrían albergar alguna esperanza…”.

Excuso decirles que los medios giliprogres, es decir, casi todos, emprendieron una grandísima campaña contra el PP, por ordenar el asesinato del “pobre perro”, orden que por cierto fue dada por un juez, no por los políticos del ejecutivo.

Hoy, en abril de 2020, veo que un gobierno comunista –pues son los que realmente mandan- no tiene ningún interés por desvelar las cifras reales de los ancianos asesinados, por el expeditivo procedimiento de negarles la entrada en las Ucis, conectarles a los aparatos respiradores, etc., pues consideran que ya son “material de desecho”

(A este paso, no va a hacer falta que aprueben la ley de eutanasia, que es su principal “prioridad” política, por no decir la única).

Esas personas mayores –me niego a llamarles ancianos-, son los mismos que nos han permitido llegar a un nivel de desarrollo económico bastante considerable, habiendo situado a España como la octava potencia económica del mundo, en tiempo de Franco, aunque ahora con la democracia, el grandísimo gasto autonómico, los países emergentes, y el despilfarro generalizado del dinero público, hayamos retrocedido al lugar decimocuarto lugar.

¿Qué nos está pasando…?

¿Dónde están nuestros valores, o más bien la ausencia de valores…?

¿De verdad podemos vivir tranquilos, “aparcando” a nuestros padres en geriátricos y residencias de ancianos, donde la muerte les acecha a la vuelta de la esquina…?

Claro que eso no es problema: ¡así heredaremos antes!

Desde luego, que gran verdad es que cada nación tiene el gobierno que se merece.

Al día de hoy, todos esos medios giliprogres que tan conmovidos estaban por la “trágica muerte” de un perro, con riesgo de transmitir el ébola a otros animales y personas, repito, pasan de todo, mienten, manipulan, ¡y hasta se ríen de los muertos y de sus familiares!

Están muy contentos. Es lógico, van a recibir quince millones de euros durante los próximos seis meses por su “colaboración” con el desgobierno comunista, y dentro de poco se aprobará una gigantesca campaña publicitaria en la que se “invertirán” (es decir, se tirarán) cien millones de euros en publicidad institucional.

De la que, excuso decirles, ellos serán los principales, por no decir únicos, beneficiarios.

¡Menos mal que sus madres piensan que trabajan de putas y de chaperos, y no de periodistas!

Sino, que iban a pensar de ellos…

Ramiro Grau
Autor: Ramiro GrauWebsite: https://www.ramirograumorancho.com/
Ramiro Grau Morancho nació en Laguarres (Huesca), en 1957. Graduado Social con Premio Extraordinario Final de Carrera y Licenciado en Derecho, por la Universidad de Zaragoza. Titulado Superior en Relaciones Industriales por la Universidad de Alcalá. Licenciado en Ciencias del Trabajo por la Universidad Internacional de Cataluña. Diploma de Estudios Avanzados, DEA, en Derecho, por la Universidad Abad Oliba, de Barcelona. Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España. Abogado. Autor de veintinueve libros, algunos con varias ediciones. Escritor y colaborador de varios diarios digitals, medios de comunicación social y revistas jurídicas especializadas, con miles de artículos publicados.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.