• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La ideología de género: ¿una agenda global o un instrumento de la izquierda?
        Domingo, 14 Julio 2019
        Los dirigentes de Ciudadanos y buena parte de la sociedad española se han indignado y han manifestado su repulsa tras...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        Las falsas embajadas propagan el odio contra España
        Viernes, 12 Julio 2019
        Cataluña no tiene embajadas catalanas, más le gustaría al separatismo, pero sí mantiene oficinas que propagan...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Lo de Borrell
        Domingo, 07 Julio 2019
        Es escandaloso lo de este tipo VANIDOSO Y SOBERBIO y mucho más la clase política española. Se presenta encabezando...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        Marchando otra de pactos prepactados
        Domingo, 14 Julio 2019
        Partiendo de la base que me da igual que gobierne el ala derecha del sistema que su versión de izquierdas o que lo...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        Auge y caída de Pablo Iglesias
        Jueves, 18 Julio 2019
        Podemos (nunca mejor dicho) ver cómo la figura de Pablo Iglesias ya se va difuminando desde su estrellato mediático...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Pedro Sánchez será tonto pero no tanto #Masby
        Domingo, 30 Junio 2019
        En muchas ocasiones he afirmado que Pedro Sánchez es más tonto que largo pero estoy llegando a la conclusión que...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        Los pactos de la vergüenza
        Sábado, 29 Junio 2019
        Una vez finalizadas las elecciones Autonómicas y Locales, y dado que para la gobernabilidad no es válida la...
      • Patricia Muñoz

        Patricia Muñoz

        
        IMAGE
        Patricia Muñoz
        Están adoctrinando a nuestros hijos
        Domingo, 07 Julio 2019
        Están adoctrinando a nuestros hijos en las escuelas catalanas, y no hay más ciego que el que no quiere ver. ¿No es...
      • Patricia Sanz

        Patricia Sanz

        
        IMAGE
        Patricia Sanz
        Good bye, Franco
        Domingo, 30 Junio 2019
        Hoy hace exactamente un año falleció mi abuela materna y, con ella, una pequeña parte de mí pero también de la...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Sánchez e Iglesias, un idilio sin futuro ni a corto ni a largo plazo
        Martes, 16 Julio 2019
        Desde el inicio se veía una relación de conveniencia pero claro, está lo que conviene al uno no le conviene al otro....
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        Universidad privada y universidades funcionariales
        Domingo, 14 Julio 2019
        La vieja dicotomía entre universidades públicas y universidades privadas sigue en vigor. Ambos tipos de universidades...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Jue07182019

Última actualizaciónJue, 18 Jul 2019 12am

Opinión | Ramiro Grau

España, un Estado y 17 naciones

17 comunidades autonomas

La burra, es decir, el sufrido pueblo español, no da para seguir manteniendo diecisiete naciones y un Estado. Es imposible seguir gastando nuestro dinero en sostener a una casta de políticos parásitos, faltos de formación, incompetentes y que, para más inri, se creen por encima de los demás. Véase sus jubilaciones de privilegio, por ejemplo.

Hemos construido diecisiete naciones dentro del Estado. Un estado de tamaño mediado, ni grande ni pequeño, que podría administrarse con la mitad o menos del funcionario público actualmente existente, y que es de alrededor de cuatro millones de personas, incluyendo laborales, contratados temporales, interinos, empleados de empresas públicas de las diversas administraciones, etc.

Prácticamente todas las autonómicas han seguido e imitado el modelo del estado español: tienen sus gobiernos, parlamentos regionales, defensores del pueblo y tribunales de cuentas, con diversas denominaciones, consejeros, direcciones provinciales… Se ha copiado el modelo estatal y se ha querido construir unas naciones sin estado –por ahora-, pero a imagen y semejanza de un estado.

Y algunas de ellas incluso han abierto oficinas de representación o “embajadas” en Madrid y en capitales extranjeras, aspirando a relacionarse con otros estados en igualdad de condiciones, y aprovechando la ocasión para dar acomodo a sus familiares, amigos y correligionarios, dentro del “cuerpo diplomático”, al igual que hacen los dictadores del tercer mundo con sus embajadas.

Las competencias se duplican, cuando no se triplican. Las mismas funciones son ejercidas simultáneamente por el gobierno central, los autonómicos, las diputaciones provinciales, y hasta los ayuntamientos. Por no hablar de Aragón, donde también tenemos las comarcas, pero eso si, sin que desaparezca institución alguna.

Hemos puesto la carcasa del estado autonómico sobre la estructura de un estado centralista, pero sin hacer modificación alguna en la organización, ni central ni periférica, con lo cual el modelo es todo menos un modelo: chirría, hay puntos de fricción, duplicidad de competencias, falta de entendimiento, etc.

Y, sobre todo, es un sistema inviable económica, social y políticamente. Los costes de funcionamiento de la organización son tan elevados que no permiten gastar dinero en lo verdaderamente necesario: mejorar las infraestructuras, ayudar a los emprendedores que crean empleo, y, sobre todo, reducir la presión fiscal, para que las Administraciones no ahoguen sino que estimulen la actividad económica y empresarial.

Hora es de decir claramente ¡Basta! Así no vamos a ningún sitio. No podemos ni queremos seguir pagando el despilfarro en el que estamos sumidos.

Ramiro Grau. Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico Correspondiente de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.