Opinión | Ramiro Grau

El escabroso comisario Villarejo, abogado de sí mismo

jose manuel villarejo perez

El director de un diario digital con el que colaboro, me ha facilitado copia del “comunicado de don José Manuel Villarejo Pérez”, de fecha 22 del actual.

Supongo habrá sido enviado a la práctica totalidad de los medios informativos y “deformativos” existentes en España, como agua de mayo, si bien solo lo he visto publicado íntegramente en diario16.com, y es justo que se sepa, por si alguien quiere acceder al original.

Aunque ya estoy desengañado del Estado de Derecho español, me sigo aferrando a él como a un clavo hirviendo, pues fuera del Derecho, no hay nada, o mejor dicho, solo hay delincuencia, ajustes de cuentas, extorsiones, etc.

Creo también en la presunción de inocencia, y en el derecho de defensa, que es propio de cualquier sistema democrático, y precisamente por ello voy a hacerme eco del citado comunicado, dando por bueno lo que dice su autor:

 

Mis escritos a la Audiencia Nacional son ocultados. Mis solicitudes de colaboración con la instrucción, negadas. Mis declaraciones ante el juez, escondidas a mi abogado. Pero el silencio nunca será una opción para mí ni para mi defensa…

Resulta significativo que, una vez más, mis manifestaciones sean alteradas y/o silenciadas a la opinión pública, mientras que lo filtrado por “medios judiciales” a través de su boletín oficial, el diario “El País”, se difunda profusamente buscando adormecer al pueblo y dictar una sentencia mediática por anticipado…

(Salvando las distancias, este caso me recuerda mucho el de don Miguel Bernad Remón y el Sindicato MANOS LIMPIAS, por ejemplo, aunque no tengo nada claro que el señor Villarejo no participara en echar mierda sobre Bernad y el Sindicato, como parte de lo que “hice para los gobiernos de España los últimos 25 años”).

No me extraña que siempre sea “El País” el elegido para pulverizarme. Pesa mucho aún el entorno Sogecable en esas “fuentes judiciales”, por la operación en la que participé, y conozco bien, para descabalgar a un juez molesto por otro más afín a los intereses del Grupo Prisa”.

 

Y ahora yo pregunto: ¿Gómez de Liaño y Garzón…?

Por simples razones de deformación profesional, voy a transcribir únicamente “avisos” sobre temas relacionados con la “justicia a la española”:

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiera a ocultar los datos compartidos con el CNI sobre el atentado del 11 de marzo de 2004, aunque no se quiso valorar mi testimonio, casualmente, en relación al único marroquí, El Messi, por el que se interesó el fiscal y que huyó al día siguiente cuando se destapó el pastel.

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiera a ocultar las gestiones que junto a destacados miembros del CNI, realicé para recuperar un comprometedor pendrive que un fiscal anticorrupción extravió sobre información muy sensible del Caso Noos.

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiera a cómo ocultar las gestiones que hizo e comisario García Castaño para informar del tráfico de llamadas a ciertos jueces y fiscales sobre teléfonos privados de ellos. A fin de cuentas, esos listados de llamadas, tanto de esposas como de amantes y otras personas, conseguidos con cierto servidor ilegal de Telefónica, es la mejor garantía para que este comisario jamás ingrese en prisión.

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiere a la ocultación de cuantas reuniones y citas compartí con muy importantes personales judiciales, donde se me solicitaron servicios, además de privados, auténticamente escabrosos, de los que pondré al corriente a su señoría, en sede judicial.

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiere a ocultar cuando el Fiscal del Tribunal Supremo me pidió ayuda para evitar que la causa sobre José Blanco se cerrara, a pesar de la existencia de delito, por la presión absoluta del ex Fiscal General del Estado, de quien dependía.

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiera a ocultar la documentación probatoria donde un fiscal anticorrupción pidió ayuda a periodistas para denunciar que el instructor del caso donde se descubrió a una “jueza amiga” avisando de un pinchazo, iba a ser ascendido a cambio de no investigar la identidad de su compañera.

• Espero que ninguna de estas 20 nuevas piezas se refiera a ocultar cómo un oficial de la Guardia Civil, auxiliado por miembros del CNI, borraran del ordenador personal de un fiscal anticorrupción las pruebas de pedofilia por la que habría sido imputado en varios sumarios…”.

Yo le aconsejaría al señor Villarejo que hable, y cuánto antes, mejor, no vaya a ser que le “suiciden” pronto…

Luego solo serían las memorias de un muerto –y eso si no las hacen desaparecer también-, contra el testimonio unánime de unos listos, demasiado listos, y con un morro que se lo pisan.

Ramiro Grau. 
Abogado, Profesor Universitario de Derecho y Académico de la Real Academia de Jurisprudencia y Legislación de España.
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.