Opinión | Pilar Enjamio

Si un gay mata a su pareja ¿por qué no se le condena por ser hombre?

crimen priego de cordoba

Hace pocos días han aparecido dos cadáveres en un garaje en Priego de Córdoba y la sospecha es que no hubo intervención de una tercera persona. José Luis, G.B.Y., de 43 años y y Juan Alberto R.R., de 24 años y de Lucena.

El garaje cerrado hace pensar que fue sólo entre dos personas y, además, confirmándose después que existía entre ambos una relación sentimental. Ambos estaban en los asientos de atrás del coche con lesiones provocadas por arma blanca. La llave de la puerta del garaje estaba en el interior lo que presupone nadie más estaba. ¿Una escenificación de Romeo y Julieta real o un crimen pasional?

Un miembro de la pareja se niega a proseguir una relación o acaso no quiere salga a la luz el vínculo entre ellos. Juan era artista y pintor, de una familia relacionada con la artesanía y orfebrería religiosa y quizás quería mantener en privado algo íntimo y que de salir a la luz afectaría a un entorno o a un trabajo. O simplemente no ha querido continuar una relación tóxica, con barrotes y exigencias y muy contraria a la felicidad que se anhela y quiere buscarse fuera de un amor tóxico, dependiente, aniquilante, destructivo, diferencia de edad, celotipia, percepciones diferentes de la vida.

Uno lo oculta, otro se merece, según su apreciación, salga a la luz. Disparidad deseos y aspiraciones futuras porque la lucha es ser uno mismo, en comunión o en separación con el otro. Obsesión enfermiza con el otro como posesión, como objeto propio, bloqueando su libertad, su VIDA con mayúsculas, con distintas parcelas además del amor o desamor, de la libertad contigo o sin ti, con el mismo rumbo o con otro rumbo, en tu mundo o en otro mundo, conmigo o sin mi, contigo o sin ti, en el mismo espacio o en otro espacio.

Seres individuales que se complementan o no se complementan en un espacio o en un tiempo, siempre o nunca. Este pensamiento de si no eres para mi no eres para nadie lleva a la ofuscación de una patología y la comisión de un supuesto crimen pasional y siempre juntos por la eternidad. Es asombroso el silencio del feminismo que tanto grita cuando las relaciones son entre hombre y mujer. De forma clara nos hace ver que ,a pesar de ser una pareja exactamente igual, la vida del hombre no vale tanto.

Uno se pregunta si esta nefasta y desequilibrada ley de violencia de género donde se mueven millones enriquecen a unos cuantos no se contempla una pareja no sólo sea heterosexual sino homosexual. Ley racista totalmente. Creen la ley para el ser humano no para su lucro mientras la auténtica mujer maltratada sigue muriendo pero para ustedes sigue la vida, su vida.

Hay que dar la bienvenida al amor, aceptar el desamor y despedirlo para volver a un nuevo inicio y para eso es fundamental la prevención. Ayuda psicológica y psiquiátrica antes no después de asesinatos y contemplar al ser humano, sea hombre o mujer, porque se gobierna para toda la sociedad, no para grupos sectarios.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.