Opinión | Pilar Enjamio

Rubén Riós, el alma de un cineasta en los genios protagonistas de vida

ruben rios

Rubén Riós no es un cineasta simple, no es sólo actor y director, sino que se suma su excepcionalidad como persona, su empatía, su amor a la familia y a sus raíces orensanas y eso le hace GRANDE con mayúsculas.

Nadie como él es capaz de reflejar el alma y la genialidad de la discapacidad. Habría que desterrar la palabra discapacidad y cambiarla por diversidad de capacidades todos destacamos en unas facetas y tenemos limitaciones en otras. Ser capaz de transmitir y emocionar, de llegar muy adentro como lo ha hecho Rubén en su proyecto VIDA, es muy difícil pero este actor sencillo, humilde, lo ha conseguido con cada personaje que traspasa los límites de lo ficticio para convertirse en historia real.

Me derrumbo ante el protagonista. Oscar Rodríguez con su abrazo sentido al otro, al principio tímidamente. Como psicólogo practico y creo en la terapia del abrazo y, debo decir, yo he aprendido tanto y tanto de los protagonistas. Mónica Ferreiro, Mariana Carballal.

Como terapeuta puedo afirmar que VIDA es un auténtico y verdadero manual de aprendizaje, de teoría del conocimiento, de psicología, de psicoterapia. Ver la alegría ante la elección de un compañero, aunque no sean ellos en un casting y una previa preparación exhaustiva nos habla de ternura, bondad, compañerismo. Refleja las problemáticas familiares, la superprotección que es un tremendo error porque impide sacar a la luz las inmensas capacidades de estas personas que no son diferentes sino iguales al resto. Tienen derecho a ilusiones, a proyectos, a felicidad, a sensaciones, a amor, a que se les abran vías y no se le cierren.

Yo he aprendido de ellos en razonamiento, en humildad, en superación, en motivación, en empatía al resto. No sólo reflejan no tienen carencias sino que nos hacen ver nuestras propias carencias y miedos.

Recomendable en colegios como manual de educación. El rechazo y desaparición de la vida del que creían diferente de un padre o una madre, arca emocionalmente y queda reflejado en la frase de… "Te perdono como persona pero no como padre".

Capacidad de perdón frente al egoísmo y rencor de muchos. Yo me quito el sombrero ante esta maravilla. CHAPEAU a ti, Rubén Riós, a tu productora Claqueta Coqueta, a tu equipo y a esos personajes teñidos de humanidad en una historia verídica.

Has sido, querido amigo, un auténtico terapeuta y tu creación, tu obra es merecedora de los mayores premios nacionales e internacionales porque nadie ha hecho lo que tú has hecho y lo has impregnado de VIDA Y ALMA, con mayúsculas. GRACIAS.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.