Opinión | Pilar Enjamio

El sillón en TV engancha como el sillón del Congreso

pilar enjamio television

La verdad es que es de vergüenza ajena observar las opiniones inexpertas de algún que otro colaborador, pero los contactos son pieza clave. El ser amigo o conocido de. Parecen tener pegado el trasero a esa silla de colaboración y, por supuesto, obstaculizan a profesionales válidos porque se sirven de sus experiencias y de ahí la revalidad porque los expertos dejarían a alguno que otro vacíos, sin ideas.

Recuerdo en Espejo Público de Antena 3 donde he colaborado tres años consecutivos sobre el tema Alvia y dos veces sobre caso Asunta pero, misteriosamente, se dejó de llamarme. He visto sonrojada como Lucía Etxebarria, escritora decía, sin ser psicólogo, que al Chicle le excitaba, en palabras textuales con la vulgaridad de le ponía, ser perseguido por la Guardia Civil.

Me parece tan poca ética y vergüenza cuando muchos sabemos y desciframos con exactitud los perfiles de violadores y depredadores sexuales. Recuerdo y me da risa cuando esta misma mujer escribió en sus muros, a raíz de mi perfil de Juana Rivas, que yo no era psicólogo sino que tendría un curso de la Gestalt como ella. Es fácil saberlo, estamos colegiadas y tenemos unos estudios y nos reciclamos día a día. No sé qué sucede con su manía a los psicólogos.

Se que inició Psicología por la UNED pero le resultó muy difícil. Creo que en el fondo nos admira y envidia pero no podrá, sin un título, hablar de perfiles porque no le corresponde. La culpa es de la cadena la lleva. Todo medio es crucial y el escribir en varios medios llega y mucho, tanto a nivel nacional como internacional, pero seamos francos nunca lo atrevido de la ignorancia puede dar un diagnóstico ni hablar de perfiles porque aquí no existen las videncias y ciencias paranormales, sino realidades y la prevención de problemáticas debe y tiene que partir de la profesionalidad y la experiencia. 

Aquí no caben tonterías ni vulgaridades ni morbo alguno. Añadir morbo a un sufrimiento y de eso no se salva ninguna cadena es un rasgo de psicopatía, de nula empatía con el que ya tiene bastante con lo que le ha tocado vivir. Seamos serios al menos en la comunicación porque en política se ve es imposible.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.