Opinión | Pilar Enjamio

Lucha justicia unida: sanidad pública y movimiento femenino igualdad real

concentracion sevilla spiriman

Todos conocemos a Jesús Candel, con el sobrenombre de Spiriman, médico granadino con el coraje de retar y denunciar la corrupción y enormes carencias sanitarias en la Sanidad de la Junta de Andalucía.

No es broma su lucha porque ha estado acompañado por más de cincuenta mil personas que no están de acuerdo con el enchufismo, las nulas capacidades de muchos, recetar medicamentos absurdos e innecesarios por subvenciones y negocio con laboratorios.

Está claro que se obvia el centro que es el ser humano que merece el mayor de los respetos y atenciones y no negligencias. El eco llegó a Susana Díaz que en vez de rectificar los errores tiene la osadía de decir que a los manifestantes, capitaneados por Spiriman les mueve el interés económico.

Es obvio está hablando de ella misma. También hemos visto con orgullo al Movimiento Femenino por la Igualdad Real con dos grandes luchadoras como Ana Lia, la abogada gaditana Antonia Alba y tantos y tantos padres coraje como Julio Paniagua, David Olmo, Somavila y muchos más que aman enormemente a sus hijos y deben ejercer como padres e intervenir en su educación sin interferencias y manipulaciones de ningún sectarismo político.

Madres, padres, abuelas en un movimiento justo que quiere una igualdad verdadera entre padre y madre y que más abuelos no sufran por no poder ver a sus nietos y observar como la persona que han parido sufre de forma continúa llegando incluso a suicidarse porque no resiste más la opresión, la injusticia, el abandono y desprecio de organismos políticos que han eliminado la figura crucial del hombre y padre.

Sevilla, Andalucía, España salieron a la calle al grito de "Justicia, Basta ya". Una Sanidad digna, sin recortes, y fuera la corrupción de quien debería poner los medios, porque para eso ocupa su puesto o sillón, de una atención médica, eficaz y de mejora. La salud es primordial. Y salud también es la protección de los derechos de padre e hijo.

Un desequilibrio psicológico crea somatizaciones y enfermedad

El contexto ,el entorno, nos apoya o nos destruye y el futuro de los hijos está en juego porque es clara la trascendencia de la relación entre padre y madre, la figura de los abuelos en un clima de amor y seguridad muy lejos de egoísmos y de la cosificación de los menores como monedas u objetos de chantaje para coaccionar, exigir, ser sanguijuelas del otro y de este modo convertirlo exclusivamente en medio, sólo un medio para un fin cuando debería ser el centro y la cim. Por ello la conexión entre reivindicar la salud y a su vez la presencia de padres y abuelos en la vida de los hijos y nietos es de un paralelismo atroz. Un casamiento íntimo e indestructible.

Un ser humano es libre y jamás posesión de nadie ni objeto de manipulación y juego sucio. JUSTICIA CON MAYÚSCULA.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.