Opinión | Pilar Enjamio

Las búsquedas deberían ser iguales: Alberto Hernández en Mula, Murcia

alberto

Por supuesto y partiendo de la base de que la Guardia Civil y la UCO son lo mejor que tenemos. es evidente que hay desaparecidos de primera, segunda y tercera categoría y rechazados por televisiones nacionales que no ven lo esencial que es la importancia de cada ser humano convirtiendo en mediático lo que les interesa.

Jero, hermano de Alberto, cuenta que en la concentración en Madrid hace escasos días estaba un cámara y una reportera al lago grabando lo materialista, las compras del Black Friday y les pidieron ayuda para dar voz a tantos y tantos desaparecidos y para que asesinos cumplan sus condenas y no sólo les han ignorado sino respondido de malas maneras.

Juan José Cortés iba al lado de Jero. Este caso es especialmente urgente porque Alberto padecía un trastorno esquizoide que requiere control y tratamiento porque produce desorientación, huidas, miedos y reacciones injustificadas si se siente perseguido, si cree oír voces le dan órdenes o si percibe o ve imágenes no son reales porque puede ver un río cuando es un barranco.

Me hablan de una afirmación, tan absurda de alguien, de que si se convirtió en mendigo terminan la búsqueda. Al igual que en una analítica o chequeo para hacer un diagnóstico hay que contemplar varias vías o resultados y aunarlos. Fue sangrante la búsqueda, por su ausencia, de Antonio Ortega en Torremolinos dejando pasar tiempo y tiempo, tan imprescindible no se pierda un minuto en estos casos porque de ello dependerá el éxito o el fracaso, la vida o la muerte.

Lo que no tiene explicación ni lógica y es de una inhumanidad y nula empatía que sea la familia de Antonio la que encontró el cuerpo en partes y en varias zonas. Ver a su perro anteriormente aparecer y con manchas sangre en el hocico hacía temer lo peor y que cada vez lo acercaban al lugar huía. No queremos que suceda lo mismo con Alberto y no solo debe buscar la familia y voluntarios.

Los medios, que llegan a tanta gente y acaso sean testigos de haberlo visto. Desapareció el 4 de agosto de 2018 en Casas Nuevas, en Mula en la comunidad murciana. En la zona hay barrancos y precipicios muy peligrosos como el de Leyva, Peguerica, Valdelaparra, la Hoz. También embalses, agua.

Alguien sostenía pudo haber visto una pelea de consecuencias malas y eliminar pistas y de ahí el lago o el barranco. O un suicidio pero cuando Alberto decía que iba a desaparecer a su familia era un intento de llamar la atención, de exigir tenerlo más en cuenta porque él lo veía así. Y aunque esté mendigando por las calles hay que encontrarlo y tratarlo para que lleve una vida lo más normal posible Cada minuto cuenta y ya no vuelve. Si sabes algo llama a los teléfonos 642650775 ó 649952957.

Su vida depende de todos y por supuesto de una investigación exhaustiva.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.