Opinión | Pilar Enjamio

La izquierda rencorosa insulta a VOX, la esperanza frente al caos y el juego limpio

vox

Ayer, más que nunca, la izquierda muy lejos de felicitar a Vox, el que realmente triunfó y salió de la nada, rezumaban rencor, veneno y odio por cada poro de su piel a través del ataque, de etiquetar y de insultar. Quieren formar un dique para destruir la voluntad del pueblo que ha dado doce diputados a una formación por la vía democrática de las urnas. Mírense al espejo y busquen al causante de su caída en picado, el incompetente, narcisista y despilfarrador Pedro Sánchez al que tendrían que ponerle un dique para que no pactase con separatistas y proetarras anticonstitucionales, todo por aparentar y cual mitómano imaginarse que es quien no es.

Tachan de extrema derecha a Vox cuando aglutina gente de diversas ideologías incluso de esa izquierda ha descubierto la farsa de sus propios ideólogos porque simplemente es la esperanza frente al desencanto, a la corrupción y dictadura de poder. Se les etiqueta, lo cual es un prejuicio y perjuicio, como homófobos, maltratadores, xenófobos.

Aquí la única racista es usted Susana Díaz, queriendo apartar y pisotear a un partido salido de las urnas de forma democrática y limpio sin historial de los Eres ni de gastarse un dinero de parados en prostitutas. Maltratadores ustedes, que niegan al hombre la presunción de inocencia y eligen como modelo a una farsante como Juana Rivas dañando a dos menores alienados.

Vox quiere la igualdad, que no se maltrate a la mujer ni al hombre ni al niño, lo cual constituye la auténtica igualdad, pero peligra vuestra ley absurda donde se aconseja denunciar falsamente para conseguir la custodia, porque por cada denuncia reciben más de tres mil euros. Su chiringuito en peligro de inundación y destrucción.

Y en cuanto a la vida no hay mayor progresismo que la defensa de la vida. Ustedes, que nos quieren imponer su ideario y su dictadura llaman a otros dictadores. Desequilibrio psíquico, deformación de la realidad por puro egocentrismo y suplir ese complejo profundo ordenando a los demás, imponiendo destruyendo y aniquilando la raíz, la cultura y espiritualidad de un pueblo para imponer la dictadura de las guerrillas bolivarianas, anulando al ser humano cual secta.

Yo he brindado por el triunfo de un nuevo camino porque 40 años de corrupción y poder de izquierda son la peor dictadura. Se destrona a la Reina y se sustituye por el Rey. Eso es igualdad, la envidia, rencor, juego sucio y poner barreras no tiene cabida en democracia. Una Cruzcampo que olvida las penas.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.