Opinión | Pilar Enjamio

Juana Rivas, verdugo de sus hijos con la venia de un sistema podrido y lucrativo

juana rivas hijos

La verdad es que el circo Juana Rivas y su egocentrismo y manipulación cual capricho infantil para conseguir un fin, es cansino y asqueante hasta la saciedad. Y todo ello con la venia de un sistema político y abogados aunados a dicho engranaje, que conduce a que la justicia sea un cachondeo y a la desprotección sangrante, injusta e incomprensible en un sistema judicial del menor.

La conducta repetitiva y obsesiva de Juana, cuya diana es el ataque visceral y erróneo a Francesco, primero comparándolo a Bretón, para no entregarlos.

A la vista y comprobado por los órganos psicosociales de una mayor estabilidad con el padre, ha pasado al maltrato a los menores sin la mínima ética ni conciencia, ni importándole el daño a dos menores a los que expone en su periplo televisivo cual diva; le apasionan las cámaras y para que se considere un único punto de vista unilateral. atacando al padre de sus hijos al que le apenaba fuese a la cárcel.

La calumnia es un perjuicio y un prejuicio, un detrimento o daño debe ser penalizado a la par que la desobediencia judicial y el secuestro de forma reiterada y reincidente.

Se busca la justicia por su mano cuando no le es propicia.

Soy amiga de Francesco y creo en él, no por apoyarle como amiga sino porque tiene razón y ha caído en manos de la manipulación no sólo de Juana, sino política y es el chivo expiatorio de las frustraciones desde la infancia y patologías de su exmujer.

El mayor en una edad rebelde como la adolescencia puede tomar una norma no le guste y su madre lo aprovecha y tronca en maltrato. Es evidente que sufrió alienación parental por parte de Juana.

Es incomprensible que Héctor Gabaldón esté en prisión, por una a todas luces denuncia falsa de violación de su pareja, con la que quería romper, pero claro es hombre y en la ley de estos políticos no tiene cabida.

Juana con un juicio y resultado de cinco años de cárcel y seis sin ver a sus hijos, le ayudan y permiten después de un secuestro y sustracción, hacer lo que le viene en gana, disfrutar de vacaciones con ellos como si no pasara nada y burlándose de la justicia antes y ahora a sabiendas de riesgo de fuga.

Se quitan niños a los padres y los convierten en tutelados, cuando no hay dinero y Juana vive del cuento de víctima cuando es un verdugo para sus hijos rompiéndoles su vida y su equilibrio. No tiene dinero lo pide a fanáticas feministas para viaje, casas.

Todo está muy claro y esta mujer debe pagar todo lo que está haciendo.

No hay maltrato peor que la agresión sexual supuestamente sufrió el menor de dos años cuando no estaba con Francesco sino con su madre en Granada.

Esperemos un castigo político en elecciones a esos politicuchos que llaman extrema derecha a VOX para desprestigiarlo, cuando hay gente de centro, derecha e izquierda y porque es el único tiene en cuenta al hombre y la auténtica igualdad .

Todo lo que se siembra se recoge y espero en política el karma acuda ya y devuelva tanto daño han hecho.

Por supuesto que estamos con Francesco no como masa visceral sino con la razón y argumentos y la verdad frente a la corrupción manipuladora.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.