Opinión | Pilar Enjamio

Frente a la sede del PSOE en Ferraz , un 7 de julio del FEMINISMO REAL e IGUALDAD

sede psoe

Porque hay que salir a la calle, el 7 de julio no será Sanfermines ni borracheras sino algo Grande con mayúsculas. Una concentración frente a la sede del PSOE en Madrid, en la calle Ferraz por un feminismo verdadero donde no se menosprecia al hombre ni tampoco a la mujer.

Abuelos y padres que claman por el derecho de los niños a tener padre, madre y abuelos, a enriquecerse de una familia que es su sangre y que le ama. Ello forjará un equilibrio futuro, hombres y mujeres fuertes que respetan la igualdad en su concepto más amplio, la que no está distorsionada, la que proclama la supremacía y venganza de la mujer hacia un hombre aniquilado y destruido, eliminado.

Esa óptica jamás será igualdad.

Un no a las denuncias falsas que destrozan la dignidad y el equilibrio psíquico en el hombre que opta por el suicidio. Un basta ya con fuerza. A los cuatro vientos gritar que la violencia no tiene género aunque la política intenta imponer una ideología pseudo feminista queriendo instaurar una asignatura de violencia machista.

Sería mejor la prevención de todo tipo de violencia porque contrariamente será un claro adoctrinamiento. Que no haya más niños huérfanos de padre en vida. Rechazo a la ley de Violencia de Género por racista, discriminatoria, sinsentido, ilógica y lucrativa y ANTI IGUALDAD.

Sólo a favor de un feminismo patológico que quiere justificar secuestros y sustracciones de menores. Por supuesto en este último caso penalización igual que en las denuncias falsas. Sólo este tipo de medidas coercitivas y penales harán que disminuyan estas denuncias falsas que de forma sangrante son una solución dada a la mujer para alcanzar antes sus objetivos.

IGUALDAD REAL Es la palabra clave y con gente en sus filas auténticas como Ana Lia R en Badajoz y nuestra abogada, premio Filoxera, Antonia Alba. Y tantos y tantos padres, días y días sin ver a sus hijos por el egoísmo de sus madres que no entienden que uno se separa de la pareja pero no se separa de los hijos. Y esos abuelos a los que se les impide injustamente ver a sus nietos y, máxime si el padre ya no vive y es como esa continuidad del hijo, el motor para vivir, el recuerdo de su hijo de niño chico y superar la inmensa pena.

No sin mi hijo. No sin mi nieto. No sin un padre. No sin un abuelo. Todo eso gritarán el próximo 7 de julio. Porque todos somos España, parte importante de un país que ningún gobierno debe obviar y porque, nada más y nada menos, habla de DERECHOS HUMANOS.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.