Opinión | Pilar Enjamio

Facebook coarta la libertad de opinión y tolera el insulto

facebook censura

La sociedad que vivimos con tanto desvarío e imposición de ideas y destrucción de las propias tiene su fiel reflejo en Facebook. He recibido insultos continuos y públicos de un trabajador de Canal Sur que en apariencia ataca la violencia de género, pero esta persona me ha insultado como mujer y como profesional, pero sigue ahí, no pasa nada.

Y a mí, como columnista de opinión, se me impide un día cada semana compartir en grupos y opinar. Seguramente hacen caso a el complejo y mezquindad de muchos que denuncian no pensar como ellos y eso es un atentado a la libertad individual de expresión y a la democracia.

Así como el voto es libre yo opino que no me gusta el circo de Sánchez e Iglesias a los que les importan Ministerios y no el bienestar común. Mal vamos, mal vamos, mal vamos, tres veces repetido y millones de veces más. Lo que estamos viviendo es la más cruel dictadura de unos pocos en detrimento de otros. Y que además la ignorancia se atreva a bloquearte como profesional experta manda narices.

El pensamiento es único en cada persona y jamás debe de ser impuesto ni coaccionarte a ello. EL NO DEJARTE COMPARTIR Y EXPRESAR TUS IDEAS ES GRAVÍSIMO Y MÁS SIENDO COLUMNISTA DE OPINIÓN. Aquello que tanto criticaban, la ley mordaza, la están aplicando ellos.

Me parece muy bien se controlen noticias falsas porque contaminan pero pisotearte como ser humano libre no tiene parangón en una democracia.

Hemos visto a gente brillante en el Congreso, con coraje y la fuerza de un no claro y nítido. Se está creando una sociedad salvaje don de las víctimas del terrorismo son culpables y medios para un fin y los terroristas son héroes.

Y nos preguntamos, ¿es esta la España a la que nos conducen mentes enfermas y obsesionadas con el poder? Me niego a esta sociedad inhumana, con la fuerza de las bestias y contraria al razonamiento porque deseo una sociedad LIBRE con mayúsculas, de progreso, de bienestar. Y todo empieza por el respeto a una Constitución y a los derechos fundamentales nos corresponden y en lugar privilegiado, LIBERTAD DE OPINIÓN.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.