David Olmo Nordbeck o la lucha y el amor por un hijo
Última actualizaciónMar, 28 Ene 2020 11pm

Opinión | Pilar Enjamio

David Olmo Nordbeck o la lucha y el amor por un hijo

david olmo hijo

Hace tiempo me fijé en un hombre rubio que no fallaba en ninguna de las concentraciones en favor de la custodia compartida y dando fuerza a tantos padres en situaciones dramáticas. Vive en el sur, pero no sólo hizo el camino de Santiago sino que con esfuerzo, aunque sea cogiendo un autobús y con un bocadillo en su mochila, se desplaza a cualquier sitio de España para apoyar una causa justa. Siempre con sus camisetas y sudaderas con el eslogan de custodia compartida.

El desamor llega a la relación de David Olmo y la madre de su hijo, un bebé bellísimo. Después de haber dado a luz, David observa como su pareja no tiene interés en la búsqueda de trabajo ni en prepararse para cualquier actividad o al menos así lo percibe. Los gastos aumentan y con una sola entrada de dinero no es suficiente. Surgen a su vez conflictos, discusiones, desencuentros y se produce la ruptura.

Sin embargo, una separación de una madre no conlleva la separación del hijo jamás. Padre y madre lo aman y tienen el derecho y el deber de darle cuidados, amor y protección. A pesar de que se afirma no hay problema para compartir la custodia, al final es necesaria la vía legal por el no cumplimiento de lo prometido.

La ex pareja de David empieza a trabajar en un centro de estética láser y por la noche poniendo copas y el menor se halla la mayor parte del tiempo con los abuelos maternos y eso para David es humillante.

david olmo senado

El juez Utrera del Juzgado de Instrucción número 5 de Málaga lleva su caso. Al final David tiene al niño ocho días y cuatro tardes. Por lo menos tiene la posibilidad de estar con su hijo, a diferencia de otros padres que hace tiempo no los ven, afectados por denuncias falsas y una ley de violencia de género absurda con fines lucrativos y el apoyo de gobierno y medios.

Sin embargo, David observa como el niño está influenciado por el entorno materno sospechando un cierto grado de lo que llamamos síndrome de alienación parental con un cambio de actitud de no querer dormir con su padre.

Todo sigue sus pasos y los padres como David no entienden como un menor es simplemente un “sueldo Nescafé, una remuneración mensual y por eso es esa mano amiga en la lucha de otros padres.

Hay algo muy importante que mueve todas las actuaciones y la vida entera de David Olmo Nordbeck y es amor de padre, amor a un hijo por encima de todo y de todos.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.