De los aplausos a las verbenas mientras España llora sus muertos

angel sanitario

Esta situación nos ha descubierto personas humanas, pero también lo peor de ciertos individuos y sus rasgos psicopáticos, de nula empatía, que no entienden de ideología de derecha e izquierda porque, los hay en ambos, individuos despreciables.

No soy de este gobierno, no me representa y lucho por cambiar protocolos al más puro estilo nazista que ignoran a ancianos y dependientes conduciéndoles a una muerte segura y negándoles un respirador.

Han prohibido la Policía felicite los cumpleaños y era lo único que nos gustaba. Yo no aplaudo ni salgo a la galería como los niños deseando el recreo. Un APLAUSO gigante a esos médicos que dan la vida donándoles mascarillas y protección. Ningún aplauso a los que se dan a ancianos y dependientes colaborando con un gobierno genocida no respeta a quien creó con sacrificio esta sociedad.

Mis amigos médicos dicen no necesitan aplausos, mascarillas y medios, que no les den medicinas sedación para los ancianos y si de curación. Después de los aplausos las verbenas, música a todo volumen de canciones de otras épocas de Nino Bravo, Camilo Sexto, y hasta el chachachá del tren… Mientras España llora a sus muertos y no quiere saber nada de charangas ni ferias. Llora por no poder despedir a los suyos, por no abrazarlos y besarlos, por una angustia que desconcierta sin saber, sin poder opinar, sin ser acompañante. Y lo peor ver que su familiar desaparecido es un simple número, una etiqueta.

Mi padre, un sanitario ejemplar, decía que no hay mejor aplauso que salvar la vida. El aplauso está en la mente, en ver el rostro de Dios en rescatar la vida. Yo recuerdo cuando un joven se había ahogado en el río y él le hizo las maniobras requeridas y respiración boca a boca y cuando le decían déjalo morir, él le salvó la vida. Llegó a casa y nos decía que en ese muchacho había visto el rostro de Dios. Y, curiosamente, a él le arrebataron la vida. Esa pesadilla para mí en la actualidad se vuelve presente y extremadamente dolorosa.

Respeto a tanto dolor y un aplauso gigante con el alma a nuestras FUERZAS DE SEGURIDAD, lo mejor que tenemos y que garantizan el equilibrio. Y a todas las personas buenas y solidarias que construyen un mundo mejor.

Pilar Enjamio. Psicólogo
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Pilar Enjamio
Autor: Pilar Enjamio
Psicólogo escolar y clínica, investigadora en psicogerontología y praxis con terapia flamenco en diversidad de patologías. Preparación en gipces, grupo de intervención psicológica en catástrofes y emergencias. Escritora del libro de autoayuda ‘Psicología, entre la furia y la calma’. Articulista en varios medios de comunicación.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.