¿Qué clase de presidente quiere ser usted, Pedro Sánchez?

sanchez preocupado

Esta fue la pregunta que lanzó la independentista Aizpurua de Bildu, en la primera sesión de la fallida investidura, a Pedro Sánchez, todavía presidente del Gobierno de España en funciones. Después del lamentable espectáculo vivido durante las últimas 48 horas, en el que los socialistas negociaron las carteras ministeriales como si de trozos de tarta se tratase, el Congreso de los Diputados ha dado su rotundo NO al Gobierno de los dos gobiernos, la izquierda y la ultraizquierda. Como ciudadana de esta gran Patria que por no tener no le queda ya ni bolsa de pensiones, como millenium de la primera generación de jóvenes que son ya más pobres que sus padres, pero sobre todo, como persona que busca incesantemente la Verdad y se preocupa por todas y cada una de las intenciones y acciones materializadas por la clase política de nuestra Nación, yo también deseo preguntárselo: ¿qué clase de presidente va a ser usted, Pedro Sánchez?

¿Será usted el presidente que lleve a nuestro país al mayor estancamiento de los últimos 40 años? Quizás la creación de más ministerios siendo usted un dirigente en funciones no ha sido suficiente para colocar al resto de sus allegados o para realizar promesas con cargo a presupuestos inexistentes. Quizás haber tratado de vender carteras ministeriales a personas que no han trabajado en su vida le pase factura, nunca mejor dicho, o peor aún, quizás no a usted, sino al resto de españoles que previsiblemente pagaremos la repetición de los comicios generales. Aunque, ¿qué esperar de un político que pactó con populistas e independentistas para echar a un presidente del Gobierno y subir al poder?

¿Será usted el presidente que escuche a insurgentes que quieren romper la unidad de España pero que ningunee a los que la defienden en el Parlamento ante la mirada de los españoles y la comunidad internacional? Le pido que por favor no sea el líder que apoya el discurso anacrónico de los que defienden la autodeterminación a punta de pistola o a costa de adoctrinar a los más pequeños, pero que no es capaz de mirar a los ojos a un político que representa a dos millones seiscientos mil españoles. Le pido que por favor no tache de ultraderecha a todo lo que no se encuentre a su izquierda. Tampoco que con sus posibles nuevos socios torne el espectro político hacia una izquierda que, cada vez que ha accedido al poder, tanto daño económico ha hecho a este país. Por favor Sánchez, ¡que aún España encabeza la lista de las potencias económicas en Europa y se halla en una posición más que decente en la comparativa mundial!

¿Será usted el presidente que peque de ira y señale a los otros líderes, también elegidos democráticamente, espetando “se va a enterar”? Mucho cuidado con esos gestos que tanto le retratan señor Sánchez, porque una persona que se mueve por ira siempre pierde la partida de este gran juego de tronos en que ha decidido involucrar a su persona y a su partido. ¿Será usted el que elegido por fin en el último trimestre del año como presidente, sólo logre dentro de cuatro dinamitar su propio partido? Ese Partido Socialista Obrero Español que en su día sí fue capitaneado por políticos de gran altura a los que, para su desgracia, usted no les llega ni a la suela de los zapatos.

Sea el presidente que decida ser durante este mes que tiene para pensarlo, le pido encarecidamente que escuche a todas las opciones políticas en las que nos vemos representados la otra más de mitad de españoles que no le hemos votado, porque nosotros también somos España.

Sea el presidente que decida ser, tanto si ha venido aquí a satisfacer sus intereses personales y conseguir un sueldo vitalicio como si de verdad usted ha sobrevivido para servir a España, tómese en serio la confianza que volverá a solicitar en dos meses a los diputados de nuestra Cámara Baja.

Sea el presidente que decida ser, no inquiete a la Confederación Española de Organizaciones Empresariales por gobernar en coalición con el equipo de Pablo Iglesias, porque aunque ellos sí se sientan orgullosos de inquietarla, esto no es una cuestión de orgullos personales. Quizás si virara un poquito sus miras hacia la derecha, podría llegar a convertirse en el primer hombre que logró volver al centrismo después de 4 décadas de rojos y azules.

Sea el presidente que no granjee la unidad de la Nación a los independentistas que hoy se burlaron de los españoles y luego se abstuvieron para que usted asumiera la Jefatura del Ejecutivo. Sea usted quien vuelva a dar vida a un socialismo que hace años sí fue merecedor de respeto y sobre todo, trabaje al servicio de España. Ahora comienza su periodo de reflexión para cerrar el último capítulo de su Manual de Resistencia y empezar a escribir el del Buen Gobierno, Presidente de España en funciones, Pedro Sánchez

Patricia Sanz [@patriciasanzlo]

Madrileña y abogada experta en fiscalidad internacional. Redactora jefe de MEDITERRÁNEO DIGITAL.

Ha sido jefa de redacción de La Esfera Digital, colaborado en los informativos de Cadena COPE y formado parte del Gabinete de Prensa de la Comisión Europea

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.