Joker: héroes, villanos ¿o revolución?

joker 

Atención, este artículo contiene spoilers.

Introduce un poco de anarquía, altera el orden establecido y el mundo se volverá un caos”. Este fue el consejo que el villano más icónico del cine espetó en uno de los anteriores largometrajes de la saga Batman y que ahora se ha reinventado bajo la mano del director Todd Phillips. El recién estrenado filme se erige como toda una declaración de intenciones en la que un payaso trastornado se convierte en un revolucionador de masas. ¿Se atreven a descubrir su oscura intención?

Para todo aquel que fuera a pasar una tarde de desconexión y adquiriera las entradas del Joker, ha tenido que salir cuanto menos inquietado por el mensaje que la brillante interpretación del actor Joaquín Phoenix deja en el poso mental de los espectadores.

En un principio, la película muestra al archienemigo del héroe murciélago como un ser completamente demente, que vive con su madre, que no tiene éxito en su profesión y que cuando la tiene en su vida personal, luego resulta que todo había sido inventado por su propia mente. Un personaje repudiado por la sociedad y por el propio sistema. Un pobre hombre bien entrado en los cuarenta que, por falta de medios públicos, deja de visitar a su psiquiatra y, por ende, abandona por completo su tan necesaria medicación.

Esta secuencia de circunstancias hace que el espectador empatice con el protagonista para justificar lo injustificable: aniquilar a tiros a unos chavales trajeados que molestaban a una joven en el metro neoyorkino, asfixiar a su madre por haber permitido cuando era niño que su pareja abusara de él, meter otro tiro en la frente, en riguroso directo televisivo, a un snob presentador, tan genialmente interpretado por Robert de Niro, por haberse reído de él; o, casi por casualidad, convertirse en todo un héroe por levantar a los ciudadanos estadounidenses para acabar con la diferencia de clases.

No podemos dejar de preguntarnos, ¿acaso es normal que se vitoree a un hombre con graves trastornos psiquiátricos que destapa la caja de pandora y se toma la justicia por su mano? La normalización de ver a policías apaleados en el metro y chusma quemando el mobiliario urbano, bien recuerda a la repugnante crítica que líderes comunistas de nuestro país realizan de nuestras Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, a los asaltos de capillas universitarias por políticos que hoy ocupan puestos públicos o al sabotaje de actos por mujeres desnudas que tan flaco favor nos hacen al resto. En fin, a actos violentos o declaraciones desafortunadas contra quienes velan por establecer un orden entre los casi 47 millones de ciudadanos que habitamos esta Nación.

Dando un paso más allá en esta reflexión y ateniéndonos al origen estadounidense de la película, hemos de cuestionarnos por la verdadera intención del también co-guionista Todd Phillips, dado el delicado momento que sus conciudadanos están viviendo por el juicio político contra su presidente Donald Trump. ¿Acaso estas más de dos horas de filme añoran convertirse en la chispa que prenda la llama del levantamiento social en los Estados Unidos de América?

Por todo lo anterior, les invito a que visualicen este cartel tomando conciencia del mensaje que ‘Joker’ busca inyectar en nuestros cerebros, cual aparato abre-párpados de ‘La Naranja Mecánica’. Recordemos lo que afirmaba el Joker: “¿te digo algo sobre el caos? Es miedo”. Pero que nadie se deje llevar por el miedo que revela el payaso. Siempre existirá la manera de mejorar las injusticias de forma pacífica, con la palabra; sin tener que recurrir ni a las manos ni a enarbolar como héroes revolucionarios a pobres personas con trastornos mentales. En el siglo XXI, no todo vale.

Patricia Sanz [@patriciasanzlo]

Madrileña y abogada experta en fiscalidad internacional. Redactora jefe de MEDITERRÁNEO DIGITAL.

Ha sido jefa de redacción de La Esfera Digital, colaborado en los informativos de Cadena COPE y formado parte del Gabinete de Prensa de la Comisión Europea.

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.