Pedro I El Cansino

Me niego a que este tío me marque la agenda y me diga -en cada momento- en qué cosas tengo que pensar y en qué cosas tengo que fijarme. No me da la gana. Estoy harto de Sánchez y de su Gobierno de ocurrencias, de tuits y de grandilocuentes y vacías declaraciones. Me niego a que una cuestión que afecta exclusivamente al círculo íntimo de este sujeto sea convertida -ante una parroquia fiel de seguidores- en una bandera de combate del falso progresismo. El problema de la mujer de Sánchez transformado en problema de todos a raíz de otra de las maniobras de prestidigitación del Presidente.

Leer más...

Feliz año nuevo Damas y Caballeros

Ha sido un año 2.023 duro y despíadado: tan malo como aquellos memorables malos de las películas de Serie B. Tal vez lo note más con el paso del tiempo -como aquellas heridas viejas que duelen cuando empieza a llover- pero presiento que los acontecimientos que, día tras día, van sucediéndose en nuestra vida -tanto en la personal como en la colectiva- ya no dan tregua y ni, tan siquiera, tienen la más mínima compasión. Estamos rodeados de enemigos políticos -ellos mismos han elegido la senda de la guerra y la pérdida de cualquier mútua cortesía- y también de enemigos personales. Es toda una divertida adivinanza comprobar en quiénes de ellos coinciden ambas condiciones y en quiénes no. Afortunadamente, las personas que nos quieren mal -y hablo ahora en nombre de todos- son extensamente rebasadas por aquellas que nos quieren bien. Sea por esto o por lo otro, nos hemos pasado el año corriendo de un lado para otro en mitad de una profundísima crisis económica y debajo de una auténtica avalancha de miseria política y social.

Leer más...

Ni un solo voto

En la poca influencia que yo pueda tener sobre lo que quede del nacionalsindicalismo -poco, mal, desilusionado y enfadado- os voy a recomendar algo para el día de reflexión de mañana y para los comicios de pasado. Ni un solo voto falangista -ni uno- a la Coalición reaccionaria que usurpa nuestras siglas y tergiversa nuestra doctrina. Ni un solo voto falangista -ni uno- a todos aquellos impostores que han convertido nuestros firmes principios políticos en un conjunto gris de lugares comunes y de fórmulas huecas. Ni un solo voto falangista -ni tan siquiera una sonrisa condescendiente- a los gamberros de Blanquerna, a los milicianos de opereta del 20-N o a los reaccionarios que nos han identificado -en público y sin vergüenza alguna- con la extrema derecha. Ni un solo voto falangista -ni uno- a estas sucursales vergozantes de VOX envueltas en nuestros colores. Ni un solo voto falangista a estos admiradores de Putin, Duguin, Al Ásad o Milosevic. Ni un solo voto falangista -ni uno- a esa España que no sólo es rancia, antigua y anticuada sino que también -como una losa inamovible- es políticamente inoperante. Ni un solo voto falangista -ni uno solo- a ese conglomerado cutre del negocio barato y de la mala educación.

Leer más...

¿Dónde está José Antonio? Sobre la exhumación

No resulta honorable trajinar entre difuntos. Pero -aunque no me apetezca lo más mínimo- estos levantamuertos me obligan a referirme, una vez más, a José Antonio. Y es que tan vomitivo me resulta iniciar una campaña electoral trayendo y llevando sus despojos mortales como -al mismo tiempo y de idéntica forma- organizar tu propuesta política a través de la exclusiva exaltación iletrada e incorrecta de su obra. El caso es que entre los unos y los otros no le dejan descansar en paz.

Leer más...

Irene Montero y su insufrible sectarismo

Mientras este país se debate en medio de una de las mayores crisis de su historia, nuestra clase política –clase en el más estricto sentido de la palabra- se dedica a la descalificación y al insulto. Interminables broncas por asuntos que a casi nadie interesan y que, desde luego, no tienen su origen en los problemas que verdaderamente nos afectan. Entre unos y otros, se están haciendo imposibles tanto la convivencia política como la cohesión social. Los partidos políticos son incapaces de alcanzar pactos generales, de todo punto necesarios para hacer frente a todo lo que se nos está viniendo encima. En muy pocas ocasiones se ha visto en España un abismo tal entre lo que realmente preocupa a la ciudadanía y la árida actuación de sus representantes.

Leer más...

Ucrania es nuestra guerra

La razón última del actual conflicto ucraniano debe buscarse a miles de kilómetros de allí: a miles de kilómetros de las trincheras cavadas en la nieve y de los campos de minas. La causa de todo este conflicto -para muchos inesperado- está en los avances tecnológicos y científicos desarrollados en Estados Unidos durante los últimos años. Estamos asistiendo a una revolución tecnológica, y esta revolución está afectando al pensamiento militar de las grandes potencias. Conceptos tales como el de guerra mosaico y el de guerras multidominio son ya una realidad en la doctrina militar estadounidense, y se han podido teorizar al amparo de un desarrollo armamentístico de última generación. La potencia industrial de los Estados Unidos está investigando nuevos sistemas de armamento que -sin lugar a dudas- ya están afectando directamente a las doctrinas aplicables a los conflictos bélicos (Guerra Multidominio y Mosaico. Guillermo Pulido. Editorial La Catarata 2.021).

Leer más...

Esta triste Navidad de 2.021

Siempre me ha gustado más escribir sobre aquella Navidad que nunca hemos tenido. Siempre me ha gustado más que el recuerdo de alguna Navidad pasada o que la simple evocación de un momento feliz. Recuerdo con muchísima fuerza, por ejemplo, el olor del serrín del nacimiento o esa sensación de libertad esperanzada de esos días irrepetibles de Colegio antes de las vacaciones. La Navidad del niño siempre envuelta en la poesía de los instantes efímeros de los reinos perdidos y de unas emociones idealizadas por el paso del tiempo: esos aromas que se perdieron para siempre en el devenir confuso del pasado. La Navidad, en definitiva, como parte de un rito anual necesario y profundamente occidental.

Leer más...
Mostrar más publicaciones

Últimas noticias