Opinión | Miguel Bernad

Los pactos de la vergüenza

pedro sanchez pablo iglesias moncloa

Una vez finalizadas las elecciones Autonómicas y Locales, y dado que para la gobernabilidad no es válida la formación política que mayores votos haya obtenido, se precisa de pactos con otras formaciones políticas para alcanzar las mayorías absolutas que generen gobiernos estables.

Lo excepcional en España, es que se gobierna por formación política con mayoría simple (mayoría de votos).

Y como esa fórmula de gobierno en minoría, no es rentable, se acude a los pactos de la vergüenza.

Y los calificamos de pactos de la vergüenza, pues con independencia de pactos entre bloques de formaciones de izquierdas y entre bloques de formaciones de derechas, que pueden considerarse naturales, existen otros contra natura y que suponen de alguna manera un fraude para los ciudadanos que han votado a determinadas formaciones políticas, y que ven que su formación pacta con otra u otras que les pueden producir rechazo.

A esta “guinda” que pervierte la voluntad del ciudadano, se une el anuncio de los perdedores, aunque hayan conseguido ser los más votados al presentar mociones de censura (sin tener en cuenta, el mínimo de tiempo que exige la Ley, dos años para poder formular la moción de censura) y dar un nuevo vuelco a los pactos, a través del transfuguismo.

El juego sucio de la política, nos lleva a estas situaciones esperpénticas.

Miguel Bernad Remón. Abogado y Secretario General de MANOS LIMPIAS
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.