Las mascarillas son tan inútiles y peligrosas para la salud como Pedro Sánchez

Poco a poco, dos años después, con el asunto de las timovacunas, parte de la peña sale del estado hipnótico. Nunca es tarde, aunque tal vez sea tarde. El límite, en esta astracanada pangolínica, hubo que ponerlo desde el inicio. No me quedo en casa, no me pongo bozal, no me meto un puto palo por la napia, no cumplo el toque de queda, me reúno con quien me salga de la polla y con cuanta más gente, mejor. Me salto las fronteras regionales, no le doy ni de coña a un madero mis datos personales por desobedecer las psicóticas normas que ejecuta. No cumplo nada de nada. De esa manera, algo se podría haber conseguido. Decir NO, sin más. Desobedecer órdenes, medidas y leyes injustas, un deber. Una necesidad. Ética y vital.

El verdadero significado del puto bozal

Ineficaz y letal para la salud. Mascarillas asesinas. Intencionado ataque a nuestra salud, física y mental. Les he hablado de ello en infinidad de ocasiones del asunto. El bozal SIEMPRE - repito, SIEMPRE - fue otra cosa. Nada sanitario. Antisanitario, claro. Las mascarillas o barbijos o tapabocas o, mejor, bozales, en suma, no protegen de los fantasmales coronavirus (solo proporciona, ese el drama, una falsa y paranoica sensación de seguridad en el embozalado). Su pretensión, muy diferente. Control mental. Y control de todo tipo.

Aparte del formidable y colosal negociete (que incluyen fraudulentos test, termómetros, guantes, geles y otros muchos productos unidos a las timovacunas y deletéreos fármacos), gran objetivo del puto trapo en la boca: aislarte, incomunicarte, segregarte, discriminarte, alejarte, apartarte, discriminarte, deshumanizarte (medio rostro deviene fatalmente inhumano: somos rostro, memento Emmanuel Lévinas). El otro como enemigo, pues.

Por supuesto, aterrorizarte. Con tu inducido, irracional y delirante pánico, tu dodotis más lleno de mierda (aunque crea estar "protegido", devienes solo esquizo total). Con tus bragas sucias en la cara alguien te teme y se protege o alguien quiere “protegerte” porque tiene miedo de trasmitirte algo maligno con la eventualidad de que el mal se extienda. El pañal en la mui robustece, también, la falsa creencia de que existe un peligroso virus que es la causa de todo y que nadie asuma que puede haber otra causa o causas más genuinas y reales causante de la calandraca covidicia.

Bozal esclavo

El bozal demuestra que eres un esclavo. Deja suficientemente, claro quién manda y quién obedece. Hasta se materializa la domesticación de masas incluso para aquellos que han buscado un certificado médico que les exima porque también se han sometido a la tiránica autoridad que tiene la potestad de liberarte de la máscara del horror. Pusieron la brida a la caballería. El diabólico Nuevo Orden Mundial no permite caballos libres y salvajes y desbocados.

…Pura simbología satánica, el bozal, ritual de iniciación. ¿Para la salud física, mental, espiritual? Un horror. Les dejo la sobreabundante multitud de estudios que lo confirman. ¿Seguirás, incluyendo a tus críos y nietos, tras año y medio, con las bragas llenas de mierda en la boca o te/se las vas a quitar? En fin.

Luys Coleto
Autor: Luys Coleto
Periodista y profesor de filosofía, milagrosamente superviviente de este colosal naufragio contemporáneo, solo ansío y anhelo, como Espartaco, luchar. Contra el horror y la esclavitud. Lo suelo hacer en MEDITERRÁNEO DIGITAL, El Correo de España, Radio Ya, Pantalla 90 o Numedia Oficial TV. Al menos, tal que aquel que osó desafiar a Roma, crucificado en cualquier vía Apia de turno, poder llegar a vislumbrar, siquiera remota y difusamente, los rostros de tu esposa e hijo.