Maldita.es, los mejores censores y financiados por gentuza

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Recapitulemos. Maldita Hemeroteca, Maldito Bulo, Maldita Ciencia y Maldito Dato. Los cuatro arietes criminales de Maldita.es, web dirigida por Clara Jiménez Cruz y Julio Montes. Junto a Newtral, tan vinculadas ambas a la Sextapo, los nuevos censores del reino. En principio, Maldita, falsísima "asociación sin ánimo de lucro". Su coordinador Ramón Salaverría -que coordina también Newtral y EFE- bajo el paraguas de Poynter Institute y su Fact Checking Network.

En los últimos años, el Instituto Poynter ha logrado subvenciones de entidades como Google, MacArthur Foundation, Carnegie Foundation y Omidyar Network.Y, por supuesto, Soros y Gates, esos grandes amigos de la verdad: Open Society Foundations y Bill and Melinda Gates Foundation. Lo de siempre. De todas formas, sigamos ascendiendo.

MALDITA.ES Y EL INHUMANO NEGOCIO DEL AMIANTO

Maldita, todo en ti, mentiras. Nada más. Para ello te crearon las psicópatas élites globalistas. Gatekeeper, ¿te suena? Maldita, parte del inicuo emporio del siniestro Bill Dreyton, premiado con los masónicos Príncipe de Asturias, 2011. Dreyton, fundador y factótum de la de ASHOKA, a la que pertenece Maldita.es. ASHOKA, useña fundación "filantrópica" (otra vez, descojonación) con silueta de secta neocapitalista, envuelta en neolengua que embrolla. Su eslogan es “todos podemos cambiar el mundo". Vosotros, Maldita, laboriosas (y bien pagadas) putitas de ese nuevo orden mundial que vuestros jefazos están delineando. Con plandemias, por ejemplo.

Vinculados a los más mortífero del ultracapitalismo, ASHOKA, la horrenda mamita de Maldita, no puede entenderse sin AVINA. Más correcto: AVINA/Eternit. Esta multinacional financia a ASHOKA y comparte con ésta objetivos, directivos y "emprendedores", román paladino ingenieros sociales. Leamos: " En números, entre 1994 y 2009, Avina ha invertido casi30 millones de dólares en ASHOKA y sus fellows, tanto en América Latina como a nivel global. Esto hizo posible que ASHOKA estuviese vinculada en 2010, con más de 1.700 emprendedores sociales, (que) logran alta incidencia política". Sic.

¿Y qué es AVINA, jefe de los jefes de Maldita? Una de las grandes multinacionales del amianto. Vuestra querida Organización de la Mafiosa de la Salud afirmó que cada año mueren 107.000 personas por la exposición laboral habida en los decenios pasados. Si a ello sumamos las exposiciones domésticas y ambientales, el resultado de la funesta cifra asciende a unas 150.000 personas fallecidas al año, y así será durante será durante largas décadas, porque esta cifra es la debida a los expuestos y afectados en los pasados cuarenta años. Maldita, ¿no os preocupaba tanto la salud de la peña? ¿Dais pena o asco?

GATES EN TODOS LOS SITIOS

Además, AVINA y ASHOKA promueven un modelo de letal agricultura industrial, basado en los transgénicos, además de la privatización de los bienes comunes como el agua o los bosques. Parte de las actividades de estas fundaciones tienen que ver con el despliegue de la “revolución verde” en el mundo, basada en uso letal y abusivo de abonos y pesticidas químicos, en la expansión de monocultivos destructivos y la producción, solo para exportar. Por ejemplo, AVINA tiene entre sus socios sobresalientes al argentino Gustavo Brobocopatel, uno de los mayores productores de soja transgénica que ha causado (y causa) pavorosos efectos ambientales. Y, por supuesto, sociales.

ASHOKA, por su parte, apoya el programa AGRA (Alianza para la Revolución Verde en África, por sus siglas en inglés). El programa AGRA está capitaneado por un grupo de magnas corporaciones y fundaciones como Gates o Rockefeller. Detrás de las megamillonarias intenciones de financiación lo que se encubre es la promoción de una nueva “revolución verde”, que genera hiperendeudamiento en gente pobre, muy pobre, y subsiguiente dependencia de agroquímicos tóxicos, semillas sujetas a derechos de propiedad intelectual (las lóbregas patentes) y cultivos modificados genéticamente. AGRA se transforma, en ese sentido, en instrumento muy útil para los intereses de las empresas privadas y los gobiernos occidentales, ansiosos por privatizar la tierra y el agua para cultivos de exportación, agrocombustibles y generación de desaguaderos de carbono. La

Agenda 2030, clave. Y guion.

Semejante actitud de Gates, Dreyton y demás morralla, puro e inmundo neocolonialismo, desalojará de sus hogares a humildes comunidades campesinas, demoliendo en el ínterin todo el conocimiento de dichas comunidades y, de paso, arrasando con las semillas locales, generando, a corto y medio plazo, mayor hambre y pobreza. Todo consiste, al fin y la postre, en la difusión de una serie de proyectos que favorezcan el despótico establecimiento de las multinacionales del agronegocio en los continentes más pobres, preferentemente África, entre ellas Monsanto, la más deletérea de ellas.

La fundación Bill&Melinda Gates otorgó, en su día, casi 500 millones de dólares a AGRA, y en 2006 contrató a Robert Horsch, ejecutivo de Monsanto durante 25 años, para ocuparse del proyecto. Por ejemplo, en Kenia alrededor de 70% de los proyectos financiados por AGRA trabajan directamente con Monsanto y casi el 80% de la financiación de Gates en el país africano tiene que ver con ingeniería genética. Gates, lo siempre dicho, un angelito.

MINTIENDO CON LAS VACUNAS, CÓMO NO

Maldita, hace poco os esforzabais, obviamente en vano, en negar peligrosidad a los “ingredientes” habituales de las vacunas. Se nota quién os paga. Demasiado. Rememoremos de qué se compone esencialmente una puta vacuna: aluminio, beta-propiolactona, antibióticos glutaraldehido, formaldehido, células animales y humanas (procedentes de bebés abortados, recuerden lectores), mercurio (timerosal), glutamato sódico, fenol, polisorbato y escualeno. Estos dos últimos como adyuvantes.

Casi todos los componentes citados son carcinógenos (lo mismito que el amianto de vuestros pagadores). Otros pueden ser peligrosos (antibióticos). En otros casos, muy inseguros (glutamato sódico). O directamente neurotóxicos (el aluminio inyectado). Vuestra tarea, malditos, lo sabéis de sobra, deviene repulsivo cortafuegos de los horrendos daños que causan continuamente las vacunas. Nada más. Otra vez os recuerdo el amianto. No se trata de si son seguras o no, sino de si podéis ocultarlo y ocultar los muertos. O los millones de afectados.

Maldita.es, ¿seguís sin daros cuenta de lo indignos que sois? En fin.

Luys Coleto
Autor: Luys Coleto
Periodista y profesor de filosofía, milagrosamente superviviente de este colosal naufragio contemporáneo, solo ansío y anhelo, como Espartaco, luchar. Contra el horror y la esclavitud. Lo suelo hacer en MEDITERRÁNEO DIGITAL, El Correo de España, Radio Ya, Pantalla 90 o Numedia Oficial TV. Al menos, tal que aquel que osó desafiar a Roma, crucificado en cualquier vía Apia de turno, poder llegar a vislumbrar, siquiera remota y difusamente, los rostros de tu esposa e hijo.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.