Última actualizaciónJue, 16 Jul 2020 1pm

Opinión | Luys Coleto

Coronavirus: el Crimen (casi) Perfecto de las élites psicópatas

coronavirus crisis

Otro episodio más de No-Historia. Hibridando sueño, realidad y los sempiternas simulacros. El tránsito, en esta ocasión, de regional a planetario. Sus falsas banderas operando despóticamente en los subconscientes colectivos. Mientras, (re)configuración del Zeigeist.

De Camelot a Oz.

Brutalísimas y soeces guerras psicológicas contra la población. Simulacros profundamente adheridos a la psique colectiva. Falsarias tramoyas, homicidas mierdas esbozadas por siniestras sociedades secretas: genuino y real poder. Los yanquis, algunos de ellos, vislumbran mejor. JFK, Marilyn Monroe, Charles Manson pelele MK Ultra, Colombine, 11-S: transitar de Camelot a Oz. Eventos decididamente institucionalizados, canibalescas liturgias del Poder, visible e invisible. Golpes de Estado de elevadísima intensidad, nigérrimos rituales de sometimiento poblacional.

Hogaño, sobre falsas pandemias, más eficaces y baratas que las paranoias antiterroristas, el delirio bosquejado ha cristalizado (casi) a la perfección. De falsas banderas locales, con consecuencias reales, muerte y ruina, a simulación planetaria. Aceleraron los ritmos de los escalofriantes escenarios de futuro (Informe Rockefeller). Acrisolada y tormentosa programación de la psique mediante actos sangrientos, más o menos espectaculares. La caja tonta, lavadora de meninges. Las turbamultas zombis aplaudiendo a las ocho de la tarde su propia esclavitud y el derrumbe de su sacrosanta libertad. Las eugenésicas y satánicas hienas devorando a los pastueños corderos sin apenas oposición ni resistencia. Saturno engullendo. La víctima, inerme.

Todo tan artístico (y criminal).

Pronto, retorno al tiránico confinamiento en octubre. Y, perfeccionamiento de la serie de simulaciones, lustros allá, desatinado dispositivo, más magnifico aún. Borrado de todo, España incluida. Berrearán conspiranoia, mientras van brotando sus dementes tramas marcianas. Abracadabrantes trampantojos, espectrales: artísticos. El arte, como el sueño, se opone a la realidad. Siempre, palmario. En esta ocasión, agresivamente. Cofradías sacrificiales secretas que repercuten en nuestro hoy. La amorfa masa, palmera de su sometimiento, infantilizada, sectaria, soplona, bellaca. Felizmente servil. Nadie se halla más y mejor esclavizado que aquel que se estima a sí mismo libre, cuando no lo es. Y menos ahora avizorando el tenebroso mañana.

El establishment, fíjense en España, todo atado y bien atado. Jurídico, político, policial: pulimentados clásicos de la perseverante promoción de la mentira y el horror durante el narcorrégimen pedófilo del 78, tan filiado con al anterior. Su magia/mafia negra, (muy) eficaz. En España algo sabemos. Alcacer, 23-F, 11-M, Colza. Y tantos pozos sin fondo. Sórdido Sicariato de Injusticia Controlada, con sus falsos culpables, sus cabezas de turco, sus actores de crisis, su asesina persecución del dubitativo, su asfixiante propaganda. Su espanto.

Militarismo y medicalización, más opresión

Hoy, agreguen, el militarismo más obsceno, sin disimulos. Por ejemplo, lean con detenimiento un zurullo denominado Cuaderno de Estrategia 201 del Instituto Español de Estudios Estratégicos. Un documento, recentísimo, diciembre 2019, donde se colige de manera gris lo que son y serán las INF.OP, operaciones de "información", de la Inteligencia (?) Militar en España. Y desde luego, el letal Sistema Sanitario, OMS y Gates mediante, otro mecanismo de sumisión como los corrompidísimos y opresivos ejércitos. En España y allende nuestras fronteras.

Lo dicho, el terror es la ausencia de un rostro en el sublime instante de arrancar las máscaras. En fin.

Luys Coleto
Autor: Luys Coleto
Periodista y profesor de filosofía, milagrosamente superviviente de este colosal naufragio contemporáneo, solo ansío y anhelo, como Espartaco, luchar. Contra el horror y la esclavitud. Lo suelo hacer en MEDITERRÁNEO DIGITAL, El Correo de España, Radio Ya, Pantalla 90 o Numedia Oficial TV. Al menos, tal que aquel que osó desafiar a Roma, crucificado en cualquier vía Apia de turno, poder llegar a vislumbrar, siquiera remota y difusamente, los rostros de tu esposa e hijo.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.