Diferencias entre la España de Franco y la España actual

¡Síguenos en Telegram!

Si un día te entretienes en buscar las diferencias entre la España actual y la España de Franco, quizá te sorprendas al no encontrar ninguna diferencia sustancial. O sí, quizá una, hoy tenemos menos libertades.

Hace unos años escribí este artículo que reedito hoy porque creo que es interesante repensar este tema. En concreto el post lo escribí en 2010 el 20 de octubre y como comprobarás nada ha cambiado.

Educación - Si nos fijamos en la materia educativa franquista podrás comprobar que no existen diferencias, solo han cambiado los nombres de las asignaturas. En la España de Franco teníamos la asignatura de Religión, Educación del Espíritu Nacional y Latín, en cambio ahora los políticos te adoctrinan con trasversales de LGTBIHJKLM, valores, conocimiento del medio endogámico y los inútiles dialecto tribales que son un criadero de indigentes culturales. En la España de Franco se enseñaban a los alumnos el conocimiento universal y a ser ciudadanos de España, ahora con la democracia se adiestran a los niños la pertenencia al grupo local despojándoles de cualquier espíritu nacional.

La única diferencia que encontrarás es que en la España de Franco las cosas se hacían por "cojones" y en la España democrática las cosas se hacen por leyes. Leyes por cojones.

Justicia – Con Franco era evidente que toda la cúpula de la justicia estaba controlada por la maquinaria franquista en cambio hoy en día la cúpula de los jueces es elegida por los políticos. Eso sí, democráticamente a dedo. Somos el único país de la Unión Europea que designa los jueces digitalmente. ¡A dedo! Esto debería provocar una reflexión a toda la sociedad.

Censura – Muchos progremitas alardean escandalizados que en la época de Franco existía un organismo encargado de supervisar todo lo que se publicaba o se divulgaba en cualquier medio en cambio en la España actual no tenemos un organismo de censura, tenemos muchos: La Sexta, Newtral, Maldita.es, etc. que controlan todos los medios de comunicación, los medios digitales y las redes sociales obligando a éstas a silenciar a los usuarios que publican informaciones incómodas. Sirva de ejemplo mi cuenta de Twitter @JVSantacreu. Por si esto es poco, los políticos del PP y PSOE se inventaron la ley mordaza para rematar cualquier atisbo de libertad y cualquier información políticamente molesta.

Medios de comunicación – Es evidente que en la época franquista todos los medios estaban controlados por el aparato del Estado en cambio en la España actual todos los medios políticamente incorrectos son ahogados económicamente y con prácticas oscuras judiciales y económicas para enmudecerlos. 

Libertades y leyes – Algunas voces mediáticas como mi maestro Arturo Pérez-Reverte empiezan a surgir y a hablar en alta voz cuestionando las libertades en la España actual. En la España franquista era indiscutible que estaba prohibido el pensamiento político comunista, incluso socialista, en el resto de cuestiones apenas existían prohibiciones. De hecho los datos son estremecedores, con Franco los españoles teníamos unas 6.000 leyes que debíamos respetar y cumplir, en cambio en la España actual los españoles estamos atados a unas 24.500 leyes estatales, autonómicas, locales, municipales, etc., frente a unas 12.000 leyes de media que existen en los distintos países de Europa. Como verás en España es más fácil ser delincuente que pasear.

Creo que es obvio que los políticos nos han tomado bien la medida a los españoles y nos han hecho una camisa de fuerza ajustada.

Así lo pienso y así lo digo.

Juan Vicente Santacreu
Autor: Juan Vicente SantacreuWebsite: https://www.masby.net/
Abandoné la carrera de Bellas Artes para estudiar Ingeniería en Telecomunicaciones y Marketing Digital. Nunca en mi vida he trabajado, me han pagado por hacer lo que me gusta

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.