La pesadilla americana

eeuu tension racial, usa tension racial

#StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

El pasado 25 de mayo fue asesinado por la policía un hombre de raza negra, George Floyd. Ver el vídeo de su arresto y su muerte es sencillamente espeluznante, ya que esa suele ser la metodología habitual en los USA, hasta el punto de que no solamente los negros, sino cualquier persona allí se lo piensa dos veces antes de llamar a la policía.

Si hay algún accidente de tráfico, pueden acabar registrando tu coche porque te ven nervioso y sospechan que lleves drogas o algo; si te has peleado con un vecino, igual te detendrán con cualquier excusa, si ves a un coche policial en la carretera, no te atreverás a adelantarlo para que no te multen por lo que sea… Normalmente disparan primero y luego te dirán: “we’re watching you, don’t make any mistake” (te estamos vigilando, no cometas ninguna equivocación).

Matar a algún negro o hispano (de América del sur) no es menos grave que matar a un blanco, pero es cierto que es más frecuente, ya que la cultura anglosajona racista clásica sigue muy viva en los USA. No en balde hasta los años 1960 había segregación racial allí (actualmente, en el edificio del Pentágono, hay el doble de lavabos por ese hecho: para negros y para blancos), en ese país que presumía de haber derrotado al racista Hitler, cuando los negros fueron a Europa en batallones aparte para ello…

En los USA, a los blancos que son pobres se les llama “White trash” (basura blanca), porque son una ofensa al orgullo racial, ya que el origen de esta expresión se sitúa en 1830, usada por los esclavistas de la clase alta de los Estados del sur (terratenientes aristocráticos) contra los blancos pobres que trabajaban en los campos o como sirvientes (es decir, como negros).

En toda su historia, solamente han tenido un presidente (medio) negro y para colmo no siquiera procedía de las comunidades surgidas del esclavismo histórico, sino que su padre era directamente africano (y nada pobre). Tras 400 años de presencia negra en los USA, jamás ha habido unidad nacional, sino simplemente una sociedad repleta de comunidades que viven de espaldas unas a otras.

Esta sociedad, la estadounidense, se caracterizó desde el principio por edificarse con los valores del mercantilismo, del racionalismo, de desprecio al pasado y entusiasmo por el dinero y el éxito, señales de estar elegidos por Dios. Los negros que viven en los USA, tienen muy bien asimilada esa cultura.

Los saqueos son la prueba. Cada año mueren miles de negros a manos de la policía (y también blancos) pero no se producen saqueos con la misma intensidad. Seguramente debemos pensar que el impacto mediático es el responsable: el periodismo en los USA responde al paradigma comercial, y las noticias deben ser sensacionales y sentimentales, causar emoción. La verdad ya es más relativa. Entonces las comunidades negras reaccionan como en un efecto dominó, no porque ese hombre que ha muerto les importara en realidad, sino porque han sido “sacudidas” y necesitan una válvula de escape. Y esa válvula se corresponde con los valores que han aprendido del capitalismo.

Viven delante de un escaparate lleno de golosinas que jamás podrán alcanzar y su reacción es romperlo en cuanto pueden y apoderarse de ellas: ropa de marca, zapatillas deportivas, productos informáticos, y todo lo que da estatus. Será difícil verles asaltar almacenes de comida. Será difícil verles organizar un movimiento de clase. Porque la sociedad estadounidense no es un crisol, sino un conjunto de compartimentos cerrados que solamente comparten el amor por el dinero y el éxito.

Estos saqueos son cíclicos, como todas esas cosas tan yankees de los tiroteos escolares, las sectas religiosas y los asesinos en serie. Al cabo de un tiempo ni nos acordaremos y hasta el próximo show made in USA.

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.