¿A la tercera (Guerra Mundial) va la vencida?

Nirvana

La noticia ya es oficial: Alemania quiere volver a implantar el servicio militar obligatorio antes de 2025. El ministro de Defensa alemán, Boris Pistorius, dice que es necesario recuperarlo y que desea hallar el mejor modo. Hay que recordar que aquella obligatoriedad terminó en 2011.

Afirma el titular de Defensa que el modelo sueco es el que más les gusta. Ese modelo, vigente desde 2017, consiste en un servicio militar y otro civil, ambos obligatorios, que ahora mismo implica a una parte de los jóvenes, pero que será ampliado progresivamente, donde se les forma en diversas áreas para contrarrestar cualquier amenaza externa.

Honey Girls Club

En Europa hay muchos países donde es plenamente vigente el servicio militar obligatorio, a pesar de toda la propaganda pacifista que nos sirven a diario. Resulta incluso cómico ver a algunos países donde este servicio solamente estuvo suspendido menos de diez años.

Ahora bien, Alemania no es un país cualquiera: es junto a Francia, con el pequeño Napoleón Macron, el núcleo de la Unión Europea y el proxy más fiel del Imperio estadounidense. Los anuncios de inversiones masivas en armamento, compra e industria, en Europa apuntan claramente en una dirección: la preparación ante una guerra.

Que en Europa se tome conciencia de la importancia de los ejércitos y de la defensa nacional sería algo bueno, muy bueno, si no fuera por el detalle de que este rearme no se basa en la defensa de nuestros pueblos, economía, cultura, identidad y civilización, sino simplemente en la movilización de las tropas indígenas de las colonias para defender los intereses del Imperio. Es decir, que, siguiendo el modelo ucraniano, el objetivo yankee es que mueran en la próxima tercera guerra mundial rusos y europeos, es decir: europeos.

Claro que es posible que los gobiernos europeos ya estén preparando planes para reclutar a “nuevos europeos” desembarcados en pateras. Otra buena manera para usar la mano de obra barata, aunque no sé si será buena idea armar a batallones enteros de “recién llegados” sin nada que perder…

En este ambiente de euforia belicista, donde a nuestras élites políticas les gusta jugar a la guerra desde sus despachos, en una guerra donde ni ellos ni sus familias tendrían nada que temer ni padecer, me temo que pueden llegar a participar muchos incautos. Si la gente en general tiene mala memoria, menos tienen aun cuando las nuevas generaciones de europeos no saben lo que es una guerra de verdad. Mis abuelos vivieron la guerra civil española, es decir, los bisabuelos de mis hijos veinteañeros… Una situación totalmente inédita en Europa que puede facilitar las más gruesas manipulaciones.

The Play Clubs

Cuando en nuestras sociedades jamás hemos vivido una situación real de desabastecimiento de productos básicos, en la cual ni pagando se podrían conseguir algunas cosas, donde el mercado negro se convertiría en la normalidad, no me puedo llegar a imaginar el terror real y verdadero de todas aquellas personas, nuestros amigos, nuestra familia, intentando conseguir alimentos cada día, sin ropa de recambio, sin productos de limpieza, sin medicamentos, y sometidos a un régimen militar de vigilancia y represión de verdad… Pues eso es lo que no les importaría traernos a nosotros una clase política acomodada y siempre dispuesta a complacer a los amos. Sobre todo desde Alemania, corazón europeo del sometimiento a los designios del Imperio yankee.

Sin contar que una potencia nuclear como Rusia es inatacable. No se puede descartar que al final lleguemos a un escenario como el descrito en la novela 1984, de Orwell, para legitimar una situación provisional perpetua de excepción donde la democracia ya no exista más.

Profundizando un poco más en el tema de la preparación de una futura guerra en el Este de Europa… A ver si será por eso que se han producido tantos extraños movimientos al sur de nuestra península. Tal vez por eso la sumisión y las cesiones de España a Marruecos… Es decir, que será necesario que no haya otro frente de guerra al sur para que todos los españoles puedan ir a morir contra Rusia, y no perder el tiempo ni energías por unas ciudades e islas sin importancia como Ceuta, Melilla e islas Canarias, que a fin de cuentas, en manos de Marruecos, seguirían estando controladas por el Imperio mediante otro peón suyo.

Seremos un simple campo de batalla.

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.

Últimas noticias