Última actualizaciónVie, 10 Jul 2020 9pm

Opinión | Jordi Garriga

¿La izquierda española está matando a las mujeres?

partido feminista iu

El feminismo moderno poco a poco está cayendo en el absurdo y poco a poco, abandonando las posiciones que legitimaron la lucha de muchas mujeres para que la condición femenina no fuera un motivo de exclusión arbitraria en la política o el mundo del trabajo, se está cayendo en un extremo peligroso: puesto que ser mujer era ser víctima, luego del lado de los “buenos”, seamos todos mujeres hablando en plural femenino o inclusivo y mutilándonos los genitales. Con ello, ya no hay mujeres como seres reconocibles, luego ya no hay mujeres… La Izquierda consigue lo que algunos machistas jamás lograron.

Esta disertación está relacionada con la reciente expulsión del Partido Feminista de España (PFE) de la coalición Izquierda Unida. El motivo principal de ello es la discrepancia de este grupo político con la prevista reforma de la “Ley de Identidad de Género” por parte del gobierno actual.

Aunque ya había tensiones sobre temas tales como la postura ante la prostitución o la gestación subrogada (los vientres de alquiler). Así, en el año 2018, por ejemplo, Izquierda Unida eliminó su “Área de la Mujer” y la cambió por una “Área de Libertad de Expresión Afectivo- Sexual”, si es que alguien sabe qué quiere decir eso.

El posicionamiento del PFE ante los cambios que se avecinan es claro y rotundo: se oponen a que cualquier hombre sea considerado mujer a todos los efectos por su simple capricho, ya que ello supone borrar a las mujeres y alentar los vientres de alquiler, ya que alguien debe gestar… y hay seres que no pueden gestar por mucho que afirmen su identidad femenina. Otro punto importante es que en las nuevas leyes que preparan, cuando un MENOR desee cambiar su identidad sexual, lo pueda hacer sin ningún examen médico o psicológico PREVIO.

La actual dirigente del PFE, la histórica militante feminista-marxista Lidia Falcón, curtida en mil batallas, nunca ha tenido reparo en afirmar públicamente que: “Ya la mujer no existe, somos únicamente género, pero las bofetadas se las dan a las mujeres, no al género". Es decir, según ella, en la situación actual, la opresión masculina llega hasta la identidad femenina misma, a ser suplantadas por quienes ella misma califica como “mujeres con barba”. Leemos en su Twitter oficial:

“Los arrogantes y burlones, que conocen la verdad absoluta, que se ríen de los twits del PFE no tienen ninguna gracia, porque están apoyando la hormonación de menores de edad que les llevará en pocos años a la pérdida de densidad osea, trastornos alimenticios y de peso y sobre todo trastornos mentales. Al mismo tiempo desaparecemos las madres que solo somos "progenitores gestantes", y se arrogan esa capacidad también los hombres trans, es decir las mujeres con barba, porque no han perdido su capacidad reproductora” “¡solamente en las más terribles distopías que ya conocemos se imaginaban horrores semejantes. Si se aprueban esas leyes en España viviremos la pesadilla de las inglesas obligadas a compartir los váteres con trans que ni siquiera se han operado.” (diciembre de 2019).

Evidentemente, esto fue considerado por la izquierda arcoíris de Izquierda Unida y del PCE como “discurso de odio” y se conminó a que se retractasen de estas declaraciones. Al no producirse éstas, se pasó a la Purga, y el 22 de febrero pasado se expulsó al PFE en una asamblea extraordinaria con el 85% de los votos a favor. Según Lidia Falcón, “Desde la dictadura no había recibido insultos, amenazas y pretensión de impedirme escribir y hablar como ahora. Ni bajo los gobiernos de UCD y el PP. Ahora los trans son los que deciden quien y qué se puede escribir. ¿En qué país estamos?” y “Si. Somos muy poco sumisas. Ni al patriarcado, ni al capital, ni a los trans, ni a los proxenetas, ni a los puteros. Un grano en el culo para cualquier machuno vestido de progre.”

El problema en esta historia reside, a mi juicio, en el hecho de que la Izquierda (como la Derecha) es un ala de la misma ideología del progreso que todo lo impregna. Ha pasado de reivindicar la libertad colectiva a la libertad individual (que simplemente es liberalismo); de reivindicar la igualdad política a la igualdad ontológica, lo que convierte a los humanos en cosas de igual entidad que los animales o los objetos (luego comercializables e intercambiables); de querer la Dictadura del proletariado (los que solamente poseen hijos, prole) a la Dictadura del Precariado (benditos quienes no poseen ni familia ni raíces).

La Izquierda, posmoderna y fucsia, desea competir con el capitalismo para ver quién es más adelantado, libertario y emancipador. Olvida que eso es precisamente la base del actual sistema político y económico que dice combatir… En la misma lógica, ser hombre o mujer son límites desagradables que la Naturaleza impone y que deben ser “superados”, luego “eliminados”.

Jordi Garriga Clavé [Twitter: @Jordigave]
Escritor, articulista y traductor. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.