Usted puede ser el ultra

Nirvana

“Cuando yo uso una palabra –insistió Humpty Dumpty con un tono de voz más bien desdeñoso– quiere decir lo que yo quiero que diga…, ni más ni menos.
–La cuestión –insistió Alicia– es si se puede hacer que las palabras signifiquen tantas cosas diferentes.
–La cuestión –zanjó Humpty Dumpty– es saber quién es el que manda…, eso es todo”.

Alicia en el País de las Maravillas

Honey Girls Club

Hace algunos días la ministra del Interior de Alemania, la socialdemócrata Nancy Faeser, ha anunciado un plan para “combatir a la extrema derecha” y “proteger a la democracia”.

Dentro de ese plan se anuncian medidas de gran calado, como: el cierre de cuentas bancarias y la confiscación de fondos; seguimiento de aquellos que se burlen del Estado; considerar una “sospecha de violencia” como un hecho probado; impedir que los “ultras” entren y salgan del país; financiar todavía más a la comunidad judía; etc.

Por supuesto, criticar el homosexualismo del lobby del abecedario o la inmigración masiva, o criticar a Israel o simplemente decir que Rusia tiene derecho a la existencia, serán temas sensibles que harán de mí, y de usted, un ultra.

Ahora bien, ¿qué es exactamente la extrema derecha? ¿es ser nacionalista o ser patriota o simplemente no avergonzarse de la propia historia? ¿es ser religioso, como los islamistas o los judíos que afirman que Tierra Santa les pertenece? ¿es acaso segregar por sexos? ¿es todo junto?

Hay personas y países que son de extrema derecha desde un ángulo y superdemócratas desde otro: Zelenski es el presidente de un régimen nazi o un heroico demócrata; Otro tanto para el fallecido Navalni; Putin es un comunista o un fascista desde Occidente, dependiendo del prisma del interesado; Israel es un Estado racista, militarista y nazi o la “única democracia de Oriente”; Hitler fue una marioneta de los industriales alemanes o un rabioso socialista… Etc.

The Play Clubs

El problema es que no existe nadie que se defina a sí mismo así: “Hola, soy extremista de derechas”. El problema es que esta es la perfecta solución para hacer de usted un ultra cuando convenga. Y por descarte, es evidente que esa etiqueta servirá para agrupar a todos aquellos que desafíen o simplemente duden, tan solo atreviéndose a expresarlo públicamente, del sistema occidental democrático liberal. Todo aquel que ose poner en duda el sistema implantado en Europa, basado en la dictadura del mercado y la disolución de valores milenarios, donde las identidades sociales y nacionales se diluyen, creando un entramado de individuos desarraigados fácilmente explotables, será perseguido.

Veremos a comunistas tachados de ultras por aquellos que convierten a Hitler en un izquierdista.

La principal promotora del proyecto, Nancy Faeser, es miembro del partido socialdemócrata alemán desde los 18 años, y durante 7 años ha trabajado en el grupo de bufetes de abogados Clifford Chance, el más prestigioso del mundo; En abril de 2023, Faeser nombró una comisión de ocho personas para reevaluar el ataque a los atletas y miembros del equipo israelíes en los Juegos Olímpicos de Verano de 1972 para responder preguntas sin resolver; En septiembre de 2023, más de 120 barcos que transportaban a unos 7.000 inmigrantes procedentes de África llegaron a la isla italiana de Lampedusa en 24 horas. Faeser afirmó entonces que "en vista de la afluencia masiva de inmigrantes a Lampedusa, Berlín quiere una vez más, voluntariamente, aceptar inmigrantes de Italia, algo que recientemente había sido suspendido"; Su marido, Eyke Grüning, es abogado experto en derecho financiero y también se dedica a los préstamos bancarios; Además, su familia es originaria del Este de Alemania, de donde huyeron tras la Segunda Guerra Mundial.

Una joya de la élite esta señora.

La última hora es que la sección francesa de la ONG “Reporteros sin Fronteras” (RSF) quiere que todos los participantes en debates y tertulias en TV sean fichados según sus ideas políticas. Algo que ha recibido el respaldo del gobierno francés y de la izquierda en general.

Así están las cosas: En Europa, la libertad de expresión será para aquellos legalmente autorizados a expresarse. Usted puede ser el ultra que deba callarse, por el bien de la democracia…

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.

Últimas noticias