La eutanasia mata
Última actualizaciónDom, 05 Abr 2020 5pm

Opinión | Jordi Garriga

La eutanasia mata

eutanasia

Este 12 de febrero, en el Congreso de los diputados, ha salido adelante la toma en consideración de la proposición de ley para regular la eutanasia en España. Ha sido presentada por el PSOE y ha recibido el apoyo de casi todos los partidos, excepto del PP y Vox, con 201 votos a favor, 140 en contra y 2 abstenciones.

Como en el asunto del aborto, siempre se describe la imagen de un sufrimiento que es posible terminar mediante la eliminación física del sufriente. Imagino que cuando los políticos no pueden ofrecer una vida digna, ofrecen una muerte “digna”… Se alude siempre a lo emotivo: el sufrimiento y testimonio de unos casos extremos, con los que se aprovechan unas excepcionalidades muy improbables para establecer una norma, como por ejemplo es el caso de la transexualidad: para que TODOS pongamos en duda nuestra identidad sexual, cuando lo normal es no tener ningún problema con ello.

La eutanasia es el modo que tienen los políticos para eliminar a enfermos por la vía rápida, para no tener que gastar ni tiempo ni dinero en investigar cómo mejorar la calidad de vida ante ciertas situaciones extremas. Mejor va a sus bolsillos. La eutanasia es mercantilista porque nos convierte en objetos desechables, es anticientífica porque obstaculiza la investigación haciendo primar el beneficio rápido, y es oscurantista porque oculta el placer del poder disponer de la vida de los demás. Es satanismo.

Se me dirá que es para casos muy concretos y delimitados… también el aborto se legalizó con una Ley de supuestos muy acotada (violación, peligro para la vida del feto o de la madre) y resulta que ahora las niñas de 16 años pueden abortar sin que sus padres lo sepan. Miren en otros países, la eutanasia se aplica si alguien ya está “cansado de vivir”. Es decir, que te eliminarán tranquilamente si un día estás de bajón. Pero, sin llegar a ese punto, sí que vamos a ver cómo un enfermo desesperado y dopado va a decir si o no a que lo maten, o unos familiares llenos de dolor... Excelentes condiciones para decidir, si señor.

Nuestro sistema democrático rechaza contundentemente la pena de muerte para un criminal, pero a favor de quién estorba. Les molesta que alguien luche por vivir y aplauden a quien vive para matar. Ya saben: ya no es necesaria la pena de muerte, nos matarán en cuanto les estorbemos o gastemos mucho. Es una lástima que en el futuro a la mayoría de los psicópatas con escaño no les llegará ese momento: Sería ilustrativo verlos aferrarse a la vida. Como hacemos y haremos todos.

Una de las consecuencias más perversas de cara al futuro será la degradación médica y social: En un sistema sanitario cada vez más privatizado, los cuidados paliativos se irán convirtiendo en un lujo y los pobres deberán optar por el suicidio asistido para no morir como perros rabiosos, "rodeados, eso sí, de la máxima dignidad liberal". Ya que, así como los que nacieron apoyan el aborto, los que han esquivado la muerte gracias a la medicina moderna, apoyan la eutanasia sin saber cuánto le debe la ciencia a pacientes que se aferraron a la vida.

El futuro se presenta muy negro: los seres que no han nacido o a punto de morir son considerados productos a los que se debe dejar entrar o salir en función del deseo o interés que marca el Mercado y la productividad. No será extraño ver en pocos años más aquellas cabinas de suicidio de la serie Futurama, donde la gente entra para acabar con su vida, porque, siendo suya, ¿quién puede impedírselo? Aunque la pregunta más bien debería ser ¿quién y por qué le empujó a ello?

Jordi Garriga Clavé [Twitter: @Jordigave]
Escritor, articulista y traductor. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.