bwin banner

Vota y calla

Este próximo 2023 será un año cargado de elecciones: municipales, autonómicas y generales. Y en 2024 más autonómicas y europeas.

Si pensábamos que el año 2020 había sido malo, 2021 se encargó de demostrarnos que podía ser peor, y 2022 nos ha confirmado que nunca debemos hablar antes de tiempo: crisis, conflictos, políticos democráticos… Todas las catástrofes encima nuestro y sin embargo aún nos espera para el próximo año una avalancha de demagogia sin parangón.

Honey Girls Club

De los ciudadanos españoles simplemente se espera que ejerzan su derecho al voto, en la “fiesta de la democracia” (jaja), y luego se vayan a su casa a esperar a que los expertos acaben de dirigir su “voluntad expresada en las urnas”. Nunca antes habíamos tenido que expresar tantas frases rutinarias entre comillas. Porque ya las palabras no expresan la realidad, sino que la disfrazan.

Desde el poder siempre se ha querido reducir al ser humano para manejarlo mejor. Comprenderlo es más difícil y poco beneficioso. Así como antiguamente se le consideraba poco menos que como una marioneta en manos de los dioses, luego con la llegada del racionalismo una máquina compleja, y actualmente como una computadora, despreciando en todo momento su radical identidad, rebajándolo a una de sus creaciones. En su aspecto ciudadano, como miembro de una comunidad, se le reduce al acto de votar. La tradicional frase “un hombre, un voto”, que se refería a la misma validez de todos los votos, ha mutado en “un hombre, es un voto”.

Por lo tanto, la definición actual de ciudadano es: uno que vota. Y eso no es todo… El acto mecánico y obediente de votar cuando el poder le da permiso para ello, lo ejerce a través de los partidos políticos. ¿Y qué son los partidos políticos? También podemos reducir su definición: el antipueblo. Porque son los encargados de callar la voz del pueblo mediante propuestas e ideas prefabricadas en despachos y comités, ya que al final ningún ciudadano vota lo que realmente quiere y piensa, sino que en el mejor de los casos el voto se ejerce mediante el miedo o la esperanza, nunca para sus verdaderos intereses, cuando no directamente para elegir un Sistema de la Mentira.

Un sistema en el cual el voto jamás se ejerce para cuestiones importantes, o se repite las veces que haga falta hasta lograr el resultado esperado, previa programación mediante unos medios de comunicación ya convertidos en una agencia de publicidad y propaganda del gobierno.

The Play Clubs

Por lo tanto, este año 2023 podéis votar lo que os dé la gana. Porque ellos también ejercerán ese derecho, a hacer lo que les dé la gana, por supuesto. Lo de callar quedará reducido al verbo acallar, por una cuestión de quién maneje el botón del micrófono…

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.

Últimas noticias