Derecha en España: un discurso en el vacío
Última actualizaciónMar, 18 Feb 2020 11am

Opinión | Jordi Garriga

Derecha en España: un discurso en el vacío

casado rivera abascal

Seamos claros desde un principio: la derecha en España tiene un problema de fondo, y es la ausencia de cultura política. Los discursos incendiarios, con argumentos en ocasiones punzantes y directos al meollo del asunto, apenas han hecho mella en el electorado. Si observamos, tal como ya han hecho algunos, el resultado de las elecciones generales de los “tres partidos de la derecha” y los comparamos con 3 años atrás, apenas hay variación:

  • Elecciones generales año 2016: PP + Ciudadanos + Vox = 11.129.988 votos.
  • Elecciones generales año 2019: PP + Ciudadanos + Vox = 11.169.796 votos.

Tenemos a una derecha desarmada moralmente e ideológicamente, cuyo único ideal común parece ser que es un neoliberalismo basado en la efectividad económica junto a un sentimiento patriótico de pandereta. Y encima ello es superficial, pues en ese campo político vemos como han sido y son encausados y encarcelados liberales cuyo cometido en la vida es robar dinero público, junto a patriotas que venden nuestras empresas y nuestros recursos al extranjero. Esto es así y esto lo ve todo el mundo.

Con una derecha así, ¿qué se puede hacer contra la izquierda? Nada.

Los discursos incendiarios y salvapatrias, que parecen ser el último recurso de unos líderes y unos partidos para movilizar a los suyos, y solamente a los suyos, porque… Aparte de los ya convencidos, no tan solo no convencen a nadie del campo contrario, sino que incluso generan un rechazo automático.

La derecha nunca se ha preocupado por tener un movimiento cultural, un movimiento sindical, agrupaciones intelectuales y asociativas de todo tipo, que pudieran generar una cultura atractiva a nivel popular, sino que parecen avergonzarse de ser lo que son. Es lógico si atendemos a que hace muchos años que renunciaron a cualquier trabajo de comprensión de la realidad social, para centrarse en un materialismo estomacal frente al “materialismo histórico”.

Desde la izquierda saben ilusionar y posicionarse en un “futuro” hacia el que avanzar continuamente, como la zanahoria ante el borrico, mientras que la derecha intentaba convencerle de que todo consistía en comprar dicha zanahoria… La derecha, sin ya creer en nada, cayó también en el materialismo más burdo, donde todo se compra y se vende, sin más horizonte vital.

Cuando la derecha brama contra la ideología de género, contra el adoctrinamiento escolar, contra el separatismo y el comunismo, contra la inmigración descontrolada, contra el feminismo supremacista o cualesquiera otras causas, su discurso cae en el vacío, pues nadie fuera de sus filas entiende sus propuestas alternativas (cuando las hay), porque todo, TODO, el electorado en España se halla sometido a la presión ideológica cotidiana de la izquierda.

Desde las televisiones, escuela, sindicatos, asociaciones de todo tipo, cine, teatro, literatura, etc, hay toda una trama de profesionales de la propaganda trabajando sin descanso. ¿Posee algún movimiento cultural o ideológico la derecha? No. Y ahí están los resultados. Mientras la derecha se conforme con asentir pasivamente al dominio, a la hegemonía absoluta, de la cultura de izquierda, aun cuando consiga gobernar, siempre lo harán hombres de derecha con espíritu de izquierda, y eso, es la derrota larvada que siempre sigue al poco tiempo.

Hasta que no comprenda esto la clase dirigente de la derecha, hasta que no abandone un neoliberalismo hermanado a la perfección con el materialismo económico de la izquierda, y asuma valores patrióticos verdaderamente soberanistas, que pasan por impedir privatizaciones abusivas, y valores basados en una libertad real de los individuos que no dependa de su efectividad productiva, tal vez empiece a ganarle batallas verdaderas a la izquierda, y no dedicarse a mantener victorias provisionales y frágiles.

Jordi Garriga Clavé [Twitter: @Jordigave]
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.