Pobre pueblo cubano

¡Síguenos en Telegram!

Nunca he estado en Cuba, pero todos los testimonios directos me confirman la gran miseria que reina en aquella tierra. No es preciso que los medios o los enemigos del régimen me pinten su triste situación, ni tampoco que la exageren. Es algo indefendible a todas luces.

La experiencia cubana es el perfecto ejemplo de la aldea de Astérix como algo irreal y utópico. En los cómics de los héroes galos ante el imperio romano, solamente la poción mágica les libra de ser arrasados por las legiones. Cuba no tuvo poción, tuvo bloque soviético.

Y es que la revolución que llevó a Fidel Castro al poder fue una revolución contra otra dictadura, la del general Batista. De 1952 a 1959 hubo en Cuba un gobierno cuyo presidente tenía un sueldo más alto que el del presidente de los USA, que convirtió a la isla en un centro internacional de tráfico de drogas, en un casino y prostíbulo de los yankees, donde la mafia era la dueña de hoteles y salas de juego. Un tercio del pueblo cubano vivía en el umbral de la pobreza y la situación era especialmente triste en el campo: Sólo el 11 % de los campesinos consumía leche, el 4 % carne y el 2 % huevos. El 43 % eran analfabetos.

Tras el triunfo revolucionario, el mismo gobierno norteamericano apoyó al nuevo régimen, ya que los yankees eran conscientes del desastre y corrupción de su empleado Batista. En ese nuevo estado de cosas, Castro solamente era el comandante militar. La misma ideología de Fidel era un enigma incluso para los propios servicios secretos estadounidenses: En una comparecencia en el Congreso en diciembre de 1959, el director adjunto de la CIA afirmó: "Sabemos que los comunistas consideran a Castro un representante de la burguesía".

No obstante, las primeras medidas de Castro, ya presidente, en sus dos primeros años de mandato provocaron la reacción de los USA. Si Batista había sido "un hijo de puta, pero nuestro hijo de puta", el nuevo gobierno cubano se mostraba poco dócil e inmediatamente se inició una escalada de ataques, bombardeos, intentos de invasión, atentados, boicots... que facilitaron el acercamiento hacia la URSS. La aldea cubana de Astérix no tenía otra salida en ese momento. Así que en 1961 Castro ya se expresó abiertamente marxista-leninista, inaugurando un enfrentamiento a todos los niveles con el gigante occidental.

Hasta el día de hoy, en que parece que el pueblo cubano está harto. Pero me temo que harto está desde hace décadas. Ciertamente es una situación muy difícil: los cubanos, como cualquier pueblo del planeta, lo que desea es vivir tranquilo y con un cierto grado de bienestar. Tal parece que ese bienestar les vendría de la parte estadounidense. Ahora bien, ese bienestar ¿en qué consistiría? Porque en los países de su alrededor, como Haití con su renta per cápita la más pobre de toda América y con el 80% de la población bajo el umbral de la pobreza, o como Jamaica, con una dictadura oculta de unas pocas familias que controlan su economía... el sistema económico es el capitalista y la limpieza gubernamental es más que dudosa.

Al final, todo es geopolítica: la caída del régimen cubano bien podrá decidirse en despachos bastante alejados de La Habana, bien sea en Washington, Pekín o Moscú. Todo es un Gran Juego en el tablero del mundo y Cuba es otra pieza más. Tanto si se inclina la balanza hacia un lado u otro, será el pueblo cubano quien pagará la factura: bloqueo, hambre y resistencia o colonización, capitalismo salvaje e ideologías posmodernas...

El principal crimen del régimen comunista cubano, aparte de sustentar una ideología históricamente fracasada, es no tener las dimensiones chinas y no haber podido nunca garantizar a su pueblo una soberanía plena y un desarrollo de su bienestar, planes y objetivos.

Jordi Garriga
Autor: Jordi Garriga
Técnico industrial especializado en dirección de CNC. Colaborador en diversos medios españoles y del extranjero como autor, traductor y organizador. Ensayista, ha publicado varios libros sobre temas históricos, políticos y filosóficos. Ha sido militante y cuadro político en Juntas Españolas y el Movimiento Social Republicano.

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.