Última actualizaciónLun, 25 May 2020 11pm

Opinión | Jesús Muñoz

Las cloacas del sistema, vamos, las cloacas de la cloaca

garzon dolores delgado

Deberían dimitir la ministra Delgado, el ministro Duque  y el que los puso allí sabiendo lo que son y lo que han hecho, y la dimisión debe ser un paso previo para que se ponga en el lugar que le corresponde a cada uno, por chorizos, traidores, hipócritas y miserables morales. Y ese lugar es uno del que sólo se sale cuando se cumple un tiempo de condena dictado por tribunales justos. Todo aquello que no sea esto, será un paripé o un parche.

De poco sirve la dimisión de estos tipos de los que hablamos esta semana, sean fiscales o astronautas, o de aquel tertuliano o aquella medicucha de los que hablábamos hace unas semanas, que también eran ministros y sí que dimitieron, si el saco del que salen está lleno de elementos similares o peores como todos aquellos que han compuesto los gobiernos democráticos, con apenas excepciones, desde hace 40 años. 

Porque no nos engañemos, los Duques, las Lolas, como los anteriores dimitidos Huerta y Montón, así como otros siniestros miembros nombres de la España reciente que han salido esta semana a la luz, el prevaricador Garzón, el mafioso Villarejo y otros representantes de las cloacas del sistema,…salen de donde salen. Y salen del mismo sitio que salen quienes les escogen para su puesto, el mismo sitio del que salen los que les jalean y defienden desde los medios de comunicación. 

Salen de las cloacas del sistema, sí, pero es que el sistema ya es una cloaca en sí mismo. Un sistema que se nutre de lo peor de cada casa sí, pero, desgraciadamente, todos estos, aunque haya un astronauta entre ellos, no son marcianos ni robots creados artificialmente para que hagan lo que hacen. Son personas que el régimen coloca en los lugares destacados de las instituciones pero que salen del pueblo, los mantiene el pueblo, los elige de una manera u otra el pueblo, y ese mismo pueblo les consiente todas sus tropelías. Además, una gran parte de ese pueblo, pese a todo, les sigue votando, y otra gran parte no les vota a ellos pero vota a otros de unas mafias similares.

Todos dicen que vienen a “Regenerar”, pero en realidad son más de 40 años de “Degenerar” al pueblo español, de intentar hacerle perder sus múltiples virtudes, de agredirle con un siniestro proyecto de ingeniería social en marcha para que pierda sus principios y valores, de atacar sus buenos sentimientos morales con personas y colectivos, españolas y extranjeras, que nos ponen como modelos a seguir a los que tildan de intocables e incensurables, y son encumbrados por todos los medios de comunicación del sistema.

Es fundamental que los españoles reconozcan cuál es el enemigo de España y de ellos mismos, deben tener claro quién es aquel que quiere acabar con su presente, su pasado y su futuro, quién quiere tenerles divididos y enfrentados defendiendo a sus títeres con unas siglas u otras, para que en lugar de conformar un pueblo unido que lucha por una causa común, hecho que cuando se ha llevado a cabo, España se ha engrandecido, en lugar de esto, este pueblo se convierta en una prolongación de las instituciones del sistema, eso sí, sin sus prebendas, sus ventajas, y su futuro asegurado.

Por eso, jamás la solución a los actuales problemas de España creados por el sistema puede venir del propio sistema. Por eso ha nacido la Coalición ADÑ, cuyo nombre lo dice todo, y que quiere convertirse no solo en la coalición de los partidos que la han formado inicialmente, La Falange, Democracia Nacional, Falange Española de las JONS y Alternativa Española, sino de todos los patriotas, de todos aquellos que defienden la soberanía e identidad nacional, la justicia social y la defensa de nuestras tradiciones. Ya no hay excusas, estamos unidos y en marcha, así que vengan con nosotros.

Adelante España.

Jesús Muñoz [Twitter: @MasRazonqUnSant]
Falangista. Portavoz del Sindicato T.N.S. | www.sindicatotns.es


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.