Opinión | Jesús Muñoz

La derrota de España frente a ETA, gracias a la democracia

eta

ETA no ha sido derrotada por la democracia española, como nos dicen todas las instituciones del sistema y sus voceros los medios de comunicación serviles, sino al contrario, ha sido España la derrotada por ETA y lo ha sido gracias a la democracia que padecemos.

Si alguien tiene alguna duda sobre quien está más cerca de la derrota, si ETA o España, simplemente que analice cual es el objetivo de ETA y de todos los separatistas españoles, y cual el de los que amamos a nuestra Patria, y que analice también que objetivo está más cerca de cumplirse.

Permítaseme que recuerde algunos de los medios que quería conseguir ETA para obtener su fin y que analice si los ha conseguido.

· Querían que se legalizara la ikurriña y hasta se ha convertido en la Bandera Oficial de esa comunidad autónoma.

· Querían echar a la policía y a la guardia civil y poner a su propia policía afín y acojonada.

· Querían amnistías, excarcelaciones, acercamientos … de sus presos asesinos y hasta los tenemos en todas las instituciones.

· Querían educar en el odio antiespañol y en la mentira en las ikastolas a los niños y jóvenes de aquellos lugares de España.

· Querían que el Ejército no celebrara maniobras militares en “su Euskadi” y que su presencia allí fuera testimonial.

· Querían que la bandera española no ondeara en Vascongadas ni en Navarra.

· Querían estatutos que pusieran en bandeja la independencia.

· Querían que España institucionalmente desapareciera de muchos pueblos y ciudades vascas.

· Querían “internacionalizar el conflicto” como lo llaman ellos.

· Querían que todos los separatistas de España hicieran suya su lucha. Lo estamos viendo en Cataluña todos los días.

· Querían tener medios de comunicación propios, partidos políticos propios, sindicatos propios…

· Querían vivir de los presupuestos generales del Estado al que quieren destruir.

· Querían asesinar impunemente españoles ejemplares y que muchos lo justificaran, algo habrán hecho, se solía decir.

· Querían se metiera en la cárcel a los patriotas que se enfrentaran a ellos y que además se les pintara como los malos de esta película. Yo conozco a muchos.

· Querían que todos los gobiernos españoles negociaran con ellos y que el Jefe de Estado, el rey de turno, aquel que permite que se insulte a nuestros símbolos continuamente, ayer otra vez, apoyara estas negociaciones.

· Querían dividir a los españoles para que discutieran y se enfrentaran por “el conflicto vasco”.

· Querían que muchos españoles dijeran aquello de “que les den la independencia y nos dejen en paz”.

· Querían a un pueblo español, cobarde, aborregado y vencido que tras sus asesinatos ofreciera sus nucas en lugar de sus puños.

· Querían dividir a las Víctimas del Terrorismo.

· Querían en definitiva que se consolidara en su odiada España un sistema político que les facilitara todo esto.

¿Alguien puede negarme que ETA haya conseguido algo de lo que acabo de enumerar, que no son otra cosa sino medios para conseguir su fin?

Por lo tanto, la derrota de ETA que yo exijo, supondría no sólo la desaparición de la banda, sino el retroceder a su estado anterior todo lo que he mencionado hace un momento. Así pues, aunque se encarcelara de por vida o se ejecutara a todos los etarras, algo que evidentemente no se va a hacer, ETA no sería derrotada porque habría obtenido sus objetivos. Luego el negocio le ha salido redondo y absolutamente rentable. Y más culpables que unos miserables asesinos que obtienen beneficios, son todos aquellos que han negociado para que ETA haya obtenido beneficios.

El enemigo no es sólo ETA, el enemigo lo tenemos dentro, el enemigo es el sistema, es esta democracia, y si no se reconoce al enemigo jamás se le puede vencer.

Jesús Muñoz [Twitter: @MasRazonqUnSant]
Falangista. Portavoz del Sindicato T.N.S. | www.sindicatotns.es

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.