Opinión | Jesús Muñoz

¿Justicia en España? Ni está, ni se la espera

terminal-cuatro-madrid

El gobierno no sólo debe recurrir, sino ignorar a este Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH) en este tipo de sentencias, de igual manera que otras naciones han hecho caso omiso a este tribunal cuando han creído que una sentencia y su aplicación eran negativas para la nación en cuestión y no ha ocurrido nada con ese incumplimiento.

En este caso queda a las claras una doble vertiente. La primera es como los gobiernos españoles acatan y cumplen perdiendo el culo las sentencias contrarias a España, emitidas por organismos internacionales que se chotean continuamente de España. La segunda vertiente es la complicidad absoluta de fronteras para dentro, y de fronteras para fuera, de todo el sistema con la ETA y todo lo que representa. Porque recordemos que ETA es una banda terrorista de ideología marxista leninista con objetivo separatista. Es decir, doblemente enemiga de España y por lo tanto doblemente mimada por el sistema.

Podría poner infinitos ejemplos de ambas vertientes. Por un lado de como España desde la llegada de la democracia no pinta nada o incluso es el hazmerreir de los organismos internacionales y además sale perjudicada en sentencias judiciales y en resoluciones dictadas por esos organismos, y como cuando sale favorecida, esas sentencias y resoluciones no se cumplen jamás (Gibraltar, Sahara, etc). Y aún habría más ejemplos si hubiera que demostrar la complicidad del sistema con ETA y como ETA y lo que busca ha marcado y sigue marcando el paso de la política española.

Pero ciñéndonos a este infame tribunal para los intereses de España, el TEDH, recordemos que en 2013 tumbó la doctrina Parot, que era un parche que hacía algo de justicia, ya que el sistema no quería aplicar la pena de muerte o la cadena perpetua a los etarras, y se había inventado la doctrina Parot para que los etarras con penas reincidentes y que sumaban muchos miles de años no salieran escandalosamente pronto de la cárcel. Pero lo peor no fue la sentencia de 2013, contraria a España y a las víctimas, sino el acatarla inmediatamente por parte del gobierno de Rajoy, y el apoyo del resto de partidos, todo hay que decirlo, lo que supuso poner en la calle a 63 sanguinarios etarras, que sumaban más de 300 asesinatos y a varios violadores y asesinos en serie, que además muchos de ellos han vuelto a violar. Y este tribunal lo hizo con el voto favorable del magistrado López Guerra, puesto ahí por Zapatero y mantenido por Rajoy.

Y se permitió por parte de todo el sistema, con el PP con mayoría absoluta, que se rindiera homenaje a estos etarras puestos en libertad, en el matadero de Durango.

Y se ha permitido, por parte de Rajoy, que en estos 4 años desde esa sentencia de 2013, siquiera representado a España el juez López Guerra que también ha votado a favor de la condena a España por "trato inhumano y degradante a los terroristas de la T4". Y se le ha mantenido, pese al precedente de su voto en la derogación de la Doctrina Parot, y justo tras esta última decisión, no antes, ese siniestro juez abandona el cargo voluntariamente.

Pero como nos vamos a extrañar de esto si, sin ir más lejos, el pasado miércoles los separatistas dieron gritos a favor de la banda terrorista Terra Lliure, en la puerta del Tribunal Supremo (no en la sede de la CUP), en Madrid (no en Barcelona), y la Policía Nacional (no los Mossos d'Esquadra), desalojó no a los que gritaban esto y apoyaban a los de la CUP que habían acudido a declarar por golpistas, sino a los falangistas y otros patriotas que acudieron allí con la bandera de España. Así se trata en España a los terroristas y a los patriotas.

¿Justicia en España?, ni está, ni se la espera.

Audio de la intervención

Jesús Muñoz [Twitter: @MasRazonqUnSant]
Falangista. Portavoz del Sindicato T.N.S. | www.sindicatotns.es

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.