El mal avanza porque los buenos no hacen nada
Última actualizaciónVie, 27 Mar 2020 9pm

Opinión | Jesús Muñoz

El mal avanza porque los buenos no hacen nada

jesucristo netflix

No tengo ninguna duda de que deberían ser condenados judicialmente los responsables de la película blasfema de Netflix en la que Jesucristo es homosexual y la Virgen, una prostituta, pero si un tentáculo del sistema, sus tribunales, es quien debe castigar a otro tentáculo del sistema, en este caso este grupo cómico brasileño con la gracia del culo, nunca mejor dicho, que además está realizando una misión encargada por el sistema, pues evidentemente se irán de rositas. El ataque al catolicismo es continuo, sobre todo desde aproximadamente 1717 en que la masonería cobra fuerza y empieza a controlar el mundo. Ahora, además, con la existencia de internet y las redes sociales, podríamos decir que ese ataque es diario y sobre todo como esta gentuza, que es mucho más peligrosa de lo que parece, sabe que en estas fechas navideñas (también lo hace en Semana Santa) sus ataques le van a resultar económicamente más rentables y tendrán más éxito mediático, pues aprietan el acelerador porque saben que su daño al catolicismo se acrecienta en estas fechas.

Pero lo hacen con un objetivo principal y lo consiguen por un motivo principal. 

Vayamos por el objetivo principal, éste es que los fines masónicos se vayan cumpliendo en todos los ámbitos, el ideológico, el económico, el social y el religioso, o mejor dicho el anticatolicismo. Y para ello esa masonería, ese Nuevo Orden Mundial imperante, no sólo controla a los principales políticos del mundo, sino que controla los principales medios de comunicación, las casas discográficas, las productoras cinematográficas y hasta a las más destacadas empresas de publicidad mundial, que por medio de sus programas de televisión, sus informativos, sus series, sus canciones, sus películas y hasta sus anuncios, van vaciando y moldeando cerebros para luego llenarlos con lo que quieren llenarlos.

Y lo hacen perfectamente. Difunden lo que quieren a la vez que utilizan lo que los disidentes llamamos “palabras policía”, adjetivos que te marcan y que asocian a males absolutos, y el que se sale del guión le aplican la palabra clave y le estigmatizan de por vida, e incluso después de la muerte. Si tienes una ideología política o simplemente una manera de pensar determinada contraria al sistema, por tu fé o por tus sentimientos de amor a la patria, a la identidad nacional, a la justicia social, a la dignidad de la persona… ya estas marcado y te aplican sus palabras policía, inventadas o tergiversadas en su significado por el sistema, que reparten a diestro y siniestro. Rápidamente te marcan en la frente con fuego democrático las palabras xenófobo, homófobo, machista, integrista (católico, claro), racista y, por supuesto, la palabra estrella, fascista. Y a partir de ese momento ellos podrán decir y hacer lo que quieran porque quien les critica, tú, eres un xenófobo, homófobo, machista, integrista, racista y fascista, por lo que ya estás deslegitimado para criticarles hagan lo que hagan. Es más, hasta ya tienen leyes para castigarte a ti, el disidente, y protegerles a ellos, las marionetas del sistema. Leyes, eso sí, muy democráticas. 

Decía, que aparte de su objetivo principal, tienen un motivo principal por el que pueden hacer todo esto, y éste es porque no les pasa nada por ofender al catolicismo, a la patria, a la justicia, etcétera. Y esa es nuestra batalla, nuestra asignatura pendiente, nuestra única arma del españolito de a pie, del católico de a pie, el pelear día a día. Luchar por aquello en lo que se cree y como no lo hacemos, ellos ganan. Se ha dicho muchas veces que el mal avanza, sobre todo, por qué los hombres buenos no hacen nada y es cierto. Esta semana, por ejemplo, los españoles de bien se han indignado porque, una vez más, la Unión Europea por medio de sus tribunales y sus parlamentos, han pisoteado a España en el caso de Junqueras, Puigdemont y Comín, pues bien, ante este ataque se puede o indignarse y ya está, o plantar cara a esta nueva ofensa a España perpetrada por ese otro tentáculo del mundialismo que es la Unión Europea. Mañana lunes tienen la oportunidad de hacerlo a las 5 de la tarde frente a la sede de esta trituradora de patrias y liquidadora de soberanías que es la UE, en el Paseo de la Castellana número 46, desde ADÑ hemos convocado allí a manifestarnos quienes queremos que España recupere su soberanía y salir de una vez de la Unión Europea antiespañola. Es hora de que los buenos impidan que el mal avance.

Jesús Muñoz [Twitter: @MasRazonqUnSant]
Portavoz de ADÑ y del Sindicato T.N.S. | www.sindicatotns.es


Titulares de portada

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.