Opinión | Jesús Muñoz

En el país de los ciegos, el tuerto es el rey

felipe-vi-puigdemont

Niego la mayor, nadie le ha plantado cara dentro del sistema al golpismo separatista, ni siquiera el rey, lo que ocurre es que, nunca mejor dicho, en el país de los ciegos, el tuerto es el rey. Y el hecho de que alguien, sea un monarca o un político, se llene la boca de palabras más o menos altisonantes sobre las demás, palabras que se quedan en eso, porque de acciones nada, ya que los separatistas siguen gobernando de facto en Cataluña y otras regiones de España, pues eso, el oír una frase que otros no pronuncian, para algunos es suficiente para pensar que se está haciendo algo por España. Y no es así.

Evidentemente, con el pueblo en la calle, algunos en Cataluña, además, jugándose el cuello; Con España unida y en cierto modo alzada como no se la había unido y alzado patrióticamente desde que nos castigaron con esta democracia; Con los políticos retratados perfectamente ante el pueblo en su papel, unos de traidores, otros de golfos, otros de cobardes y otros de todo a la vez. Con todo esto en la palestra, que era una novedad absoluta en los últimos cuarenta años, el sistema tenía que lavar su cara rápidamente porque esta situación se les podía ir de las manos y caérseles el chiringuito, así que sacaron del armario, políticamente hablando, a alguien al que todos esperaban, un Jefe de Estado que si se rompía el Estado, se quedaba sin curro.

Y le escribieron un discurso al rey (al mismo que jamás hace ni dice nada cuando miles de personas silban en su presencia el himno del Estado del que es Jefe en un acontecimiento que lleva su nombre, y no hace ni dice nada porque quienes le escriben los discursos también le instan a que actúe así), le dieron unas clases de representación teatral para aparentar que se creía lo que decía, y hala, el pueblo "pal saco", sí, el pueblo contento con ese gesto porque le han acostumbrado a la nada absoluta como respuesta ante los problemas de España. El rey ha hecho su papel, su papel teatral, como pieza del régimen del 78 que es, y ha salvado al sistema, que no a España, porque así el pueblo sigue confiando en que el sistema, o por lo menos alguien destacado del sistema, funciona.

Sigo manteniendo, y el tiempo me está dando la razón día a día, que todo lo relacionado con el separatismo en general y con Puigdemont y su banda, ahora como avanzadilla, en particular, está más que pactado en lo mollar.

Buscarán, a corto o medio plazo, una solución, por supuesto muy democrática, en la que los separatistas seguirán siendo legales e incluso superiores a los demás, los poquísimos políticos presos que quedan saldrán a la calle, además serán recordados como héroes y mártires de la democracia, no sólo no se recortarán competencias a las autonomías, ni mucho menos se disolverán, sino que se reformará la constitución para darle a los separatistas más competencias, más poder, más pasta y, eso sí, mientras, todos los españoles pagándoles sus facturas, sus sueldos y sus pensiones.

Y lo aprobarán todos los llamados demócratas, a la vez que aprobarán la reforma de la Ley de Memoria Histórica para intentar cerrarnos la boca definitivamente a los falangistas y otros patriotas que somos los únicos que denunciamos situaciones e injusticias como éstas, a la vez que denunciamos la complicidad de todo el sistema con la continuidad y el mantenimiento de estas injusticias. O por lo menos lo intentarán, y si no, al tiempo.

Jesús Muñoz [Twitter: @MasRazonqUnSant]
Falangista. Portavoz del Sindicato T.N.S. | www.sindicatotns.es

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.