Opinión | Jesús Muñoz

Contra la profanación, rebelión

10oct manifestacion

No sólo estoy en contra de la profanación que supone el exhumar los restos de Franco del Valle de los Caídos, sino que personalmente voy a hacer todo lo posible para evitarlo. De hecho, ya llevo tiempo poniendo mi granito de arena para intentar impedirlo desde que se empezó a barajar este hecho hace muchos años, más de lo que muchos creen, porque todo esto no es cosa de Pedro Sánchez, ni de Podemos, ni siquiera de Zapatero y su siniestra, nefasta y miserable ley de memoria histórica.

Esta profanación que se quiere perpetrar, como la posterior anunciada con los restos de José Antonio Primo de Rivera a los que los antecesores de estos profanadores de hoy asesinaron como a tantos y tantos miles de españoles,…esta profanación, decía, es doble, por un lado porque se quiere llevar a cabo contra la voluntad de la familia y por otro, porque va a producirse en un lugar sagrado, la basílica de la Santa Cruz del Valle de los Caídos, Cruz que también les encantaría derribar como han propuesto más de una vez y si se lo permitimos lo harán de igual manera que quieren convertir El Valle de los Caídos en una especie de Parque de los Horrores que represente todo lo contrario de la motivación política y espiritual que simboliza el Valle de los Caídos de lugar de paz y reconciliación de los españoles.

Pero decía que está profanación no es cosa de hoy, ni de Pedro Sánchez, ni siquiera de Zapatero y su ley de memoria histórica de 2007, porque todo esto comenzó desde la funesta transición e inicio del régimen del 78, donde se sentaron las bases para que la mentira y el sectarismo se fueran asentando en la sociedad e instituciones españolas de manera que cuando el PSOE, con apoyo incondicional de comunistas y separatistas, sacaron adelante esta ley, sus falsas intenciones presentadas como imprescindibles, ya habían sido asimiladas por la mayoría de los españoles, con el inestimable apoyo de la prensa mentirosa, manipuladora y calumniadora.

Pero sería injusto e ingenuo culpar exclusivamente a la izquierda de las consecuencias de esta infamia, ya que el Partido Popular y sus marcas blancas, o de otros colores, pese a utilizarlo como baza electoral cuando han querido obtener rentabilidad en votos, se han retratado perfectamente con su complicidad continua tanto en la aplicación entusiasta y a calzón quitado de la ley, como con el no modificar ni una sola coma cuando han gobernado, incluso con mayoría absoluta.

A esta ofensiva política se han sumado todas las instituciones llamadas democráticas, ahora le ha tocado al Poder Judicial que con su Tribunal Supremo ha dado su plácet, pero hay que recordar la pasividad, cuando no complicidad, manifiesta de otras instituciones relacionadas no precisamente con la izquierda.

Hay que recordar la pasividad, cuando no complicidad, de las Fuerzas Armadas, salvo contadísimas excepciones, pese a que Francisco Franco aparte de un magnífico y prestigioso militar, fue, entre otras cosas, cofundador de la Legión y uno de sus jefes, fundador de la Academia General Militar y capitán general de los ejércitos.

Hay que recordar la pasividad, cuando no complicidad, de la Conferencia Episcopal Española que no existiría si no fuera por Franco y esos miles de españoles que combatieron para que no fuera exterminada por “los buenos” que hoy profanan y hace 80 años violaban, torturaban, asesinaban… en definitiva masacraban a monjas, sacerdotes, obispos, seminaristas, católicos de a pie, y profanaban, quemaban y destruían iglesias, conventos y otros edificios religiosos.

Y hay que recordar la pasividad, cuando no complicidad, por supuesto, de la Corona que seguiría en el exilio, algunos no la echaríamos en absoluto de menos, si no fuera por el Caudillo que instauró una monarquía que cobardemente había abandonado España por Cartagena en 1931. Y esa Corona firma todo lo que le pongan por delante relacionado con este tema, y otros, por lo que pronto quizá firmará la promulgación de la 3ª República.

Así que, desgraciadamente y como siempre, sólo quedamos los patriotas y los defensores de nuestra historia, nuestra tradición, nuestra identidad, la justicia y la dignidad nacional para revertir esta situación, y por eso debemos acudir todos a las convocatorias que se lleven a cabo para plantar cara a esta infamia, y, por supuesto, hay que empezar ya, y por tanto se debe acudir a la concentración que ha convocado ADÑ para el jueves 10 de octubre, a las 8 de la tarde, frente a la sede del PSOE en la calle Ferraz número 70, contra la ley de memoria histórica y contra la profanación del Valle de los Caídos. Concentración a la que se están sumando varios partidos políticos y organizaciones culturales, sindicales y sociales, así como destacados patriotas a título particular.

Así que todos aquellos que dicen exigir la derogación de la ley de memoria histórica, que quieren dar respuesta a la profanación del Valle de los Caídos, que quieren plantar cara a quién genera odio y manipula la historia para ocultar sus crímenes, tienen la ocasión de demostrar su indignación.

Es la hora de dar un paso al frente.

Jesús Muñoz [Twitter: @MasRazonqUnSant]
Portavoz de ADÑ y del Sindicato T.N.S. | www.sindicatotns.es

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.