Moción de censura sí, pero contra el sistema

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

La moción de censura de Vox es una jugada política de unos y otros para arrimar el ascua a su sardina, sardina que se está cocinando en esta España en llamas, llamas que están devorando a España en materia política, social, económica, moral y destruyendo su propia identidad y supervivencia como nación. Tan claro está que Vox plantea la moción de censura por intereses de partido, normales en un partido más del sistema, como que el resto de partidos votarán en contra o se abstendrán en el interés particular de sus respectivos partidos o partidas de bandoleros, no lo harán por el bien de España. Por lo tanto, es lógico que el Partido Popular intente restar importancia a la estrategia de Vox, y más sabiendo que vote lo que vote le puede afectar negativamente, por eso creo que al final se abstendrá.

Leer más...

Por qué quieren eliminar el dinero en efectivo

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Si estás leyendo esta reflexión atraído por el título, una de tres, o bien eres de los que, como un servidor, piensas que hay muchas y variadas intenciones detrás de este objetivo primordial del sistema y estás interesado en el tema; o bien hasta ahora no te habías planteado que hubiera premeditados objetivos políticos, sociales y de control aparte de los meramente económicos, y sientes curiosidad por conocer mis argumentos; o bien piensas que ésta es una más de las teorías conspiranoicas de los extremistas y has sucumbido a la humana necesidad del fisgoneo de ver que locuras decimos los “ultras”, para luego intentar rebatirlas en tus conversaciones de terraza con mascarilla, o en tus reflexiones liberalotas, o en tus mensajes en redes sociales defensores del mundo chupi guay globalizador en el que hemos tenido “la suerte” de sobrevivir.

Leer más...

Corona Virus. Miedo, ninguno. Indignación, mucha

corona virus pedro sanchez

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Yo estoy aquí, sin miedo a nada ni a nadie, frase originaria de Blas Piñar, frase que da título a un gran libro de un gran periodista y frase utilizada y copiada hasta la extenuación por la disidencia controlada y plagiadora sin reconocer a su autor como hace con otras muchas frases o lemas. Miedo, ninguno, y no es chulería. Es más, no me creo prácticamente nada de lo que nos cuentan sobre el coronavirus los dirigentes sanitarios, esos expertos voceros de los políticos, los otros políticos, los “con carné”, ni los periodistas, o la inmensa mayoría de ellos, entre otras cosas porque nos mienten en todo y no iba a ser esto una excepción y también porque este tema lo he seguido con bastante interés (he hecho una decena larga de programas de radio en Radio Ya y he escrito mucho sobre este asunto) y he estado leyendo y escuchando a unos y a otros, a los que están a favor de las teorías oficiales y a los que están en contra.

Leer más...

"Nueva Normalidad, ¡Vivan las caenas!"

orwell sanchez

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Sólo los incautos y los imbéciles pueden creer que este estado de excepción impuesto durante 100 días en España va a ser algo anecdótico y puntual. Tras 100 días de estado de mazmorra aquel que cree sinceramente, no hablo del que opina por intereses políticos, que lo que han hecho con los españoles durante 100 días y lo que nos espera con la siniestra “nueva normalidad” ha sido por nuestro bien, como he dicho alguna vez, o ya venía defectuoso de fábrica y el síndrome de Estocolmo se ha instalado en el cómodamente con el coronavirus, o se ha vuelto idiota en estos 100 días.

Leer más...

Marlaska y sus chicos en estado puro

marlaska

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Hace ya mucho tiempo que no aprecio ninguna mejora o ventaja en la dimisión o cese de un cargo político despreciable si inmediatamente después de esa dimisión o cese, el susodicho personaje no entra en prisión preventiva hasta el juicio por la causa de esa dimisión o ese cese, sea éste un caso de corrupción, prevaricación, traición, etc.

Leer más...

El síndrome de Estocolmo se instala en España

 cacerolada

Por supuesto que hemos perdido libertad, buena parte de la que nos quedaba que no era tanta como nos decían, ya que el sistema antes de la pandemia te decía lo que tenías qué consumir, qué hacer, qué leer, qué ver, qué escuchar, qué decir y hasta qué pensar, pero al menos había cierto margen para la disidencia, disidencia que ya era satanizada, censurada y reprimida pero con cierta libertad de movimientos que aún no eran considerados ilegales, aunque cada vez había más legislación represora contra los de siempre, más jueces dispuestos a aplicarla y más prensa del sistema servil y lacayuna encantada de jalearlo para que el pueblo reconociera como muy peligrosos y como sus enemigos a compatriotas que usaban romper los dogmas de lo políticamente correcto.

Leer más...
Mostrar más publicaciones

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.