La recogida de frutos del 39

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

España es ya un estado fallido. Es muy difícil entender cómo una de las naciones más antiguas del mundo ha conseguido convertirse en una caricatura de si misma, en un esperpento de lo que fue. Hemos de reconocer que la degradación de España como nación se ha producido de forma paulatina, casi silente, donde aquellos que advertían la suerte que podíamos correr eran estigmatizados y apartados de la vida pública. Lo políticamente correcto lo cubría todo y la discrepancia no era tolerada. Se nos vendía el mantra de que estábamos atravesando la mayor época de progreso, desarrollo y libertad nunca antes conocida y aceptamos como cierto aquello que sobradamente sabíamos que no lo era. Unos y otros lobotomizaron a la sociedad haciéndola creer que el camino iniciado era el correcto cuando ese camino nos estaba conduciendo a poner en peligro nuestra propia existencia como sociedad y como nación.

Asistimos a la fase final, a la certificación última de la defunción de nuestro país. Aquello que no se logró en 1939 lo están consiguiendo ahora. Han sido muy hábiles, cambiaron de estrategia y su paciencia les está dando los frutos deseados. Nada fue por casualidad, se apoderaron de la Transición, de la libertad y de la democracia, se apoderaron de todo ello porque se les consintió, se les regaló el relato y se les concedió una superioridad moral que no les correspondía. Fueron paso a paso: modelo autonómico, supremacía de los regionalismos excluyentes y periféricos sobre el sentimiento nacional, desaparición paulatina de los símbolos, relegar la bandera nacional solo para actos o cuestiones oficiales, quitar la letra al himno nacional, supresión del servicio militar obligatorio, delegación de competencias educacionales a comunidades autónomas cuya lealtad a España es algo más que discutible, fomento de idiomas y dialectos locales menospreciando al español, y un sinfín de cuestiones que en su momento no pensamos que fueran importantes, que fueran cruciales, pero que eran básicas para su objetivo de deconstrucción de España. En paralelo se pusieron en marcha leyes, normas y reglamentos que atacaban directamente la conexión de la sociedad y a la familia, leyes que acelerarían el proceso iniciado y otras leyes que, con la excusa de una falsa reconciliación, tratarían de apoderarse de la historia, de nuestro pasado, para acabar controlando el presente y el futuro. 

El proceso está llegando a su culminación y será muy difícil revertirlo. El enemigo está en casa, tiene todas las instituciones, está en el gobierno y ha sido el caballo de Troya necesario que permite que la anti España decida las leyes más importantes del estado, ponga y quite presidentes y acabe blanqueando a asesinos, terrorista y criminales, de antes y de ahora, y para ello, cuentan también con la inestimable colaboración de la oposición domesticada y amaestrada, aquello que teniendo la obligación de haber dado la batalla ideológica y cultural, hicieron dejadez de funciones, pensando que nada de esto tenía que ver con ellos. Miraron a otro lado, no hicieron nada y se convirtieron en cómplices, pensándose que de esta manera se les permitiría estar en el gobierno muy de vez en cuando, y hemos de reconocer que la fórmula les funcionó muy bien hasta ahora mismo, donde ya no son necesarios, por mucho que supliquen que se les deje volver al tablero de juego.

Vivimos la mayor ausencia de libertad individual y política nunca antes conocida, la mayor época de censura informativa y de libertad de opinión. Desean construir nuevas generaciones de gentes uniformes y de pensamiento único, donde ellos deciden cómo tenemos que ser felices y cómo lograrlo, lo que tenemos que comer, la familia que debes formar, dónde vivir. Nuestra infelicidad es secundaria, si por decreto se consigue la felicidad colectiva de la sociedad. España será diluida y sus gentes pronto olvidarán su propia identidad, estamos ante un proceso que debería causarnos pavor, ellos decidirán quién vive o quién muere. Nada volverá a ser lo que fue y a eso lo llamaran progreso.

Javier García Isac
Autor: Javier García IsacWebsite: https://www.radioya.es/
Javier García Isac (Madrid, 1966) periodista, locutor, empresario y político español. Licenciado en derecho por la Universidad Complutense de Madrid, es en la actualidad el director de Radio YA, dónde dirige y presenta diariamente el programa de actualidad política 'En la boca del lobo'. Además es presentador y director de los programas 'Una hora en libertad', 'Entre viajes y fogones', '40 años, historia de una época', 'Españoles olvidados', 'Toros, nuestra historia' y copresentador junto a Pedro Fernández Barbadillo de 'Cita con la historia', todos ellos emitidos a través de los micrófonos de Radio YA. Además, ha presentado distintos programas de televisión cómo el 'El Ring del Diario Ya' y 'Debates en libertad', los dos en Intereconomía TV. Ha pasado por Cope Madrid y EsRadio Madrid, siendo también director de informativos de Cadena Ibérica. Articulista en distintos medios de comunicación como MEDITERRÁNEO DIGITAL, Rambla Libre, El Correo de Madrid o El Mundo Financiero, es asiduo a tertulias televisivas como el programa 'El gato al agua' de Intereconomía TV o 'Los Intocables' de Javier Algarra en Distrito TV. En 2017 publica su primer libro 'Cita con la historia'​. de SND Editores que recorre la historia española del Siglo XX, con prólogo del exministro de Franco José Utrera Molina y epílogo del periodista Emilio Javier. En diciembre de 2019, publica junto con el historiador Fernando Paz y Álvaro Romero 'Franco en el banquillo. La defensa toma la palabra'. con prólogo de Eduardo Garcia Serrano. Profesionalmente, Javier García Isac se desempeñó durante más de 20 años como directivo especialista en Facility Management y Buisness Travel, en diferentes empresas de consultoría como Accenture o Ernst & Young.. ​En la actualidad, es director de relaciones institucionales y responsable de formación de IBTA.4​
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.