De regenerar la política a reinstaurar el mal

♦ #StopCensura ¡Síguenos en Telegram!

Lo de la organización comunista Podemos es un caso paradigmático que merecería un estudio en profundidad y algunas reflexiones que, lejos del trazo grueso, despejen dudas de su más que incierto futuro. En pocas ocasiones una organización política generó tantas ilusiones y expectativas como la dirigida con mano férrea por Pablo Iglesias y su actual pareja, en tan poco espacio de tiempo. La caída está siendo directamente proporcional a su auge, así como el rechazo y el asco que producen. En honor a la verdad, a mí nunca me engañaron, siempre tuve muy claro quiénes estaban detrás del 15 M. Charlatanes, vendedores de humo con soflamas simplistas, mucho cuentista, algunos bien intencionados, unos pocos incautos y una gran masa de gente deseosa de creerse obviedades y simplezas sobre un mundo mejor, todo ello mezclado con oportunistas que vieron en ese movimiento su posibilidad de medrar en política, después de sus continuos fracasos en la izquierda convencional. Se nos presentaron como un movimiento transversal, que venía a regenerar la política, ellos eran la nueva política, frente a lo viejo y caduco del resto. Poco tardaron en coger los vicios de la antigua política, poco tardaron en parecerse a todo aquello que decían detestar.

El que por un tiempo fuera un carismático líder, con una verborrea fácil, aguda y afilada, pronto se convertiría en una caricatura de sí mismo, comportándose como el líder de una secta, rodeándose de hembras a las que dejaba despechadas o colocaba en puestos de responsabilidad, según las circunstancias. Un auténtico macho alfa de la manada que no admitía la más mínima crítica a su gestión, sin dejar posibilidad alguna a la disidencia. En tiempo récord se pasó de la ilusión inicial, a la desbandada generalizada. Deserciones, abandonos y persecuciones sin cuartel ni piedad a todo aquel que osara discutirle cualquier asunto, por minio que este pudiera parecer. El macho alfa se quedó solo, sin nadie que le hiciera sombra, rodeado de pelotas y adláteres sin posibilidad alguna de discutirle su puesto dentro de la manada. La transversalidad que nos vendieron se esfumó con la misma rapidez que llegó, reconvirtiendo la organización, y eso que pomposamente llamaron los círculos, en un partido con todos los componentes de la izquierda más rancia y casposa de nuestro país. Lo nuevo añoraba lo viejo y lo peor de nuestra historia. Banderas rojas con hoces y martillos, trapos tricolor, los manidos eslóganes anti clericales, puño en alto cantando la internacional, alabanzas a la Unión Soviética y su régimen de terror, acuerdo con el Partido Comunista y un blanqueamiento de toda organización terrorista, separatista o independentista, por muy pintoresca que esta fuera. La posibilidad de una izquierda patriótica en España se esfumó rápido, y las formas del macho alfa recordaban mucho a la de los viejos líderes soviéticos al estilo del matrimonio Caucescu en Rumanía. No bastaba con compartir cama, era necesario compartir cargos en el partido y puestos en el gobierno. Lo único verdaderamente transversal en Podemos es el nepotismo y la corrupción. Colocando a amigas, amantes o queridas en puestos de alta responsabilidad, fuera o dentro del partido, enchufando a colegas de universidad o de los antiguos negocios en Venezuela, produciendo el sonrojo de propios y extraños.

Pablo Iglesias simboliza en si mismo todo lo que criticaba y que dijo que había venido a cambiar. Colocó a la borrica de su pareja en el consejo de ministros como parte de la cuota de su manada, no tardando mucho, se subió el sueldo, se compró la mansión de Galapagar en condiciones muy privilegiadas y no accesibles a cualquiera, abandonó su querido barrio y a su gente, se convirtió en un burgués de formas toscas y rudimentarias, en un nuevo rico con chófer, escolta, servicio domestico y niñera con sueldo millonario, y todo ello pagado con el dinero de todos nosotros, con dinero público y aderezado con permanentes escándalos de su demostrada incompetencia. Pablo Iglesias y su manada no son ejemplo de nada y han acabado con toda esperanza de que por fin en España tuviéramos una izquierda digna y respetable, han matado toda ilusión de aquellos ilusos que, en algún momento, imaginaron, llegaron a pensar, que quizás la izquierda podía cambiar el curso de la historia, de su propia historia. No se engañen, la izquierda es un bluf, mienten, tergiversan, se aprovechan de incautos para sustituir un mal por otro igual o peor al conocido.

Javier García Isac
Autor: Javier García IsacWebsite: https://www.radioya.es/
Javier García Isac (Madrid, 1966) periodista, locutor, empresario y político español. Licenciado en derecho por la Universidad Complutense de Madrid, es en la actualidad el director de Radio YA, dónde dirige y presenta diariamente el programa de actualidad política 'En la boca del lobo'. Además es presentador y director de los programas 'Una hora en libertad', 'Entre viajes y fogones', '40 años, historia de una época', 'Españoles olvidados', 'Toros, nuestra historia' y copresentador junto a Pedro Fernández Barbadillo de 'Cita con la historia', todos ellos emitidos a través de los micrófonos de Radio YA. Además, ha presentado distintos programas de televisión cómo el 'El Ring del Diario Ya' y 'Debates en libertad', los dos en Intereconomía TV. Ha pasado por Cope Madrid y EsRadio Madrid, siendo también director de informativos de Cadena Ibérica. Articulista en distintos medios de comunicación como MEDITERRÁNEO DIGITAL, Rambla Libre, El Correo de Madrid o El Mundo Financiero, es asiduo a tertulias televisivas como el programa 'El gato al agua' de Intereconomía TV o 'Los Intocables' de Javier Algarra en Distrito TV. En 2017 publica su primer libro 'Cita con la historia'​. de SND Editores que recorre la historia española del Siglo XX, con prólogo del exministro de Franco José Utrera Molina y epílogo del periodista Emilio Javier. En diciembre de 2019, publica junto con el historiador Fernando Paz y Álvaro Romero 'Franco en el banquillo. La defensa toma la palabra'. con prólogo de Eduardo Garcia Serrano. Profesionalmente, Javier García Isac se desempeñó durante más de 20 años como directivo especialista en Facility Management y Buisness Travel, en diferentes empresas de consultoría como Accenture o Ernst & Young.. ​En la actualidad, es director de relaciones institucionales y responsable de formación de IBTA.4​
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.