Última actualizaciónSáb, 11 Jul 2020 4pm

Opinión | Javier Cordero

La Fosa 112 de Paterna

fosa112

Uno ya no sabe si vale la pena perder el tiempo, o quizás no, en tratar de explicar a mis conciudadanos que la memoria histórica que nos tratan de vender es una verdad a medias, o mejor sería decir una gran mentira, auspiciada desde el odio y la revancha, de personas que dicen representar a familiares cuyos lazos de sangre son, en muchos casos, la de biznieto/a y en los menos, la de nieto/a, de “represaliados por el franquismo” –palabras que de forma machacona se nos repite de forma literal-. A esas personas y a otras les preguntaría que hagan el ejercicio sincero de preguntarse si saben dónde están enterrados sus ocho bisabuelos/as, independientemente de la causa de su muerte y de la ideología política que profesaban en nuestra guerra civil. La respuesta es no.

El presente artículo viene a colación como reacción a la manipulación que se dio en diferentes medios de televisión, radio y prensa, de los trabajos subvencionados de excavación de la Fosa 112, en el Cementerio de Paterna, donde, supuestamente, se encuentran enterrados más de un centenar de represaliados del franquismo. Tras el execrable crimen del dictador, tal como se deduce de la noticia, el siguiente tema a tratar era, como no podía ser de otra manera, la exhumación de los restos de Franco del Valle de los Caídos. Todo perfectamente bien coordinado y enlazado por el leal realizador de turno del programa.

Una de las personas que más ha luchado por la recuperación de los restos de los allí enterrados es Carmen Gómez Sales, nieta del primer alcalde democrático de Tavernes de la Valldigna, Vicent Gómez Mari, que relataba a elperiodico.com su caso personal:

"Lo fusilaron con 45 años. El único delito que había cometido era ser el primer alcalde democrático de su pueblo, Tavernes de la Valldigna. Fue alcalde durante toda la República y fue presidente del Consejo Gestor Municipal durante toda la guerra, motivo más que suficiente para que la represión franquista lo matara. El 9 de diciembre junto con otros 49 represaliados más fue fusilado aquí en el paredón de España".

Al primer alcalde democrático de Tavernes de la Valldigna la Corporación Municipal actual, a cuyo frente está el Alcalde de Compromís, Jordi Juan Huguet, el pasado 17 de diciembre le dedicó un Paseo de la localidad. Al acto acudió, entre otras autoridades, la vicepresidenta de la Diputación de Valencia, María José Amigó.

La placa que se descubrió en el acto oficial rezaba:

SR. VICENTE GÓMEZ MARI
Primer alcalde democratic
de Tavernes de la Valldigna
17-4-1931 a 17-10-1934
Exemple en la defensa de la igualtat
La libertat y la democracia

La triste realidad es que las personas de derechas sufrieron en Tavernes de la Valldigna, una enorme represión, independientemente de su sexo y edad, ya que hasta 42 personas fueron allí asesinadas en nuestra guerra civil siendo de ellas, ocho mujeres:

D.E.P.
Ángeles Llinares Enguix. 34 años.
Isabel Juan Gascón. 26 años.
Filomena Enguix Grau. 70 años.
Margarita Llinares Enguix. 37 años.
Pepita Morant Bononad. 35 años.
Carmen Ripoll Monerris. 68 años.
Carmen Magraner Grau. 55 años.
Carmen Martí Magraner. 36 años.

¿Alguien se ha acordado en Tavernes de Valldigna en homenajear a esas ocho mujeres, junto a los 34 varones que fueron asesinados por el simple hecho de ser de derechas o cura? La realidad es que no, aunque no hace falta ni se espera que se haga a modo de la película Las 13 rosas.

Está claro que el alcalde actual, Jordi Juan Huguet, el que por cierto lleva los apellidos de varios de los asesinados; Isabel Juan Gascón, Salvador Martí Juan, Joaquín Juan Gascón, Salvador Manclús Juan y José Cebrián Huguet, tiene una memoria familiar de escaso recorrido y nos recuerda a una periodista, cuyo nombre deseo omitir, que en las tertulias solo reconoce a los miembros de su familia que le interesa, para olvidar a los otros, y así poder sumarse al carro de la crítica al anterior régimen que la ha permitido escapar de su lamentable estado económico cuando en la televisión apenas se hablaba de Franco.

La mayoría de esos 42 crímenes se hicieron cuando el alcalde de Tavernes de Valldigna era Vicent Gómez Mari, que lo fue entre el 18 de julio de 1936 y el 22 de noviembre de 1937, lo que por cierto se ocultó en la referida placa. La participación del entonces Alcalde fue muy activa, tal como refiere María Ciscar Mifsud, madre de Florencio Olivert Ciscar, en su declaración ante el Juez Municipal de 7 de noviembre de 1942, donde narra el asesinato de su hijo quedando constancia que se le hizo llamar al Ayuntamiento, junto a otro vecino, para ser ambos vilmente asesinados:

Que el día 20 de septiembre de 1936, fue llamado Don Florencio Olivert Ciscar, natural y vecino de esta ciudad, agricultor, de 28 años de edad, soltero, por un guardia municipal del Ayuntamiento de esta población y que entonces presidía Vicente Gómez Mari, al objeto de hacerle unas preguntas respecto a las fincas propiedad de sus padres y que habían sido requisadas, no saliendo del Ayuntamiento, quedando en el mismo detenido. Al amanecer del día siguiente fue conducido juntamente con Don Emilio Pérez Bel-lan, industrial de ésta y custodiados ambos por José Vidal Perelló, Presidente de la C.N.T. de esta ciudad, Giner Magraner (a) El Mauro y otros milicianos armados que no puedo en este momento precisar en un coche conducido por un tal Salvador (a) Nano, chofer que fue de Don Salvador Oltra Pérez, conduciéndolos al término de Favareta donde fue asesinado Don Emilio Pérez Bel-lan y pudiendo escapar mal herido Don Florencio Olivert Ciscar. Al regreso de perpetrar dicho asesinato los milicianos antes mencionados se encontraron con los milicianos de Favareta, Samuel Crespo Mari, Bautista Talens Llacer, José Torres San José, Jaime Morato Cisneros, Alberto Bixquert Solanes, Ramón Bixquert Solanes, Enrique Bixquert Solanes, Francisco Soler Tur, Antonio Victoria Fons y otros que no hemos podido averiguar y los cuales se encontraban haciendo guardia y armados en el control de la carretera, comunicándoles lo que había ocurrido y que se pusieran a la busca y captura del herido, acto que realizaron inmediatamente. En la mañana del mismo día fue encontrado por un miliciano de Tabernes y por Francisco Pallarés Ciscar vecino de Favareta, se puso esto en conocimiento del Comité de Tabernes de Valldigna, mandando este un coche ocupado por Salvador Grau Corella (a) El Carabinero y cuyo chofer hasta la fecha no hemos podido averiguar su nombre, dirigiéndose a Favareta con instrucciones para que terminaran de matar al mencionado herido, acto que realizaron el ignorado chofer y el vecino de esta conocido por el “Buho” y un ebanista de esta localidad ambos ya fusilados…

Podríamos pormenorizar mucho más y comprobaríamos que las personas enterradas en la Fosa 112 del Cementerio de Paterna, con nombre y apellidos, no lo fueron por sus ideas de izquierdas sino por tener las manos manchadas de sangre inocente o ser colaborador necesario en los asesinatos.

Por supuesto que me parece muy loable la búsqueda e identificación de esos cadáveres de represaliados para que descansen junto a los restos de otros familiares. Solo faltaría. Lo que no me parece nada correcto es la actitud del alcalde de Tavernes de Valldigna y de toda la Corporación Municipal, incluidos los tibios concejales del Partido Popular, que aprobaron que un paseo de la localidad lleve el nombre del alcalde que como máxima autoridad permitió que en su pueblo se asesinara a inocentes. Entendemos que los homenajes deben ser los justos toda vez que pueden generar mucho rechazo, rencor y reacción en los familiares de los 42 inocentes asesinados.

Por último señalar que hay aún enterrados en el Cementerio de Paterna, desconocemos en que fosa común, muchas personas de las sesenta y nueve que fueron allí ejecutadas por la barbarie marxista. Algunas de esas personas nunca pudieron ser identificadas dado el tiempo que había transcurrido entre su ejecución y la notificación de la misma a sus familiares más próximos. Que nadie se extrañe que cuando los arqueólogos hagan su trabajo en la Fosa 112 se encuentren botones de sotana.

Javier Cordero Aparicio. Militar. Genealogista.
Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Autor: Javier Cordero Aparicio
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.