Última actualizaciónSáb, 06 Jun 2020 1am

Esta vez las campanas sonaron por ti, Iñaki Ellakuria

inaki-ellakuria

Permite que me ahorre cualquier tipo de cortesía, Iñaki. Entre otras cosas, porque siempre me ha gustado ser consecuente conmigo misma y comenzar con un "estimado" o "apreciado", supondría caer en la mentira. Estómago aparte.

Me enteré de que había un español entre los heridos de Berlín por la prensa, como casi todos. Al rato, un buen amigo me advirtió de tu calaña, de tus vómitos en pro de Otegui y sus amigos de las balas y la Goma 2. Dice un acertado refrán español que quien al cielo escupe, en la cara le cae.

Un día después del vil atentado que se saldó con doce vidas, tú mismo contabas al mundo el drama experimentado; lo insoportable del dolor, el frío y las lesiones que te provocó esa rata islamista. Te leí con atención, y lo cierto es que me alegré al saber que primero, estabas vivo; y segundo, que aunque destrozado, conservabas todos los miembros del cuerpo. Los asesinados y mutilados por tus héroes y mis enemigos, no pueden decir lo mismo. No fue un accidente que ese criminal golpease contra el mercado navideño de la capital alemana, ni tampoco la consecuencia de un penoso azar. Si introdujo el camión liquidando a todo el que se cruzase, es porque sabía que de ese modo golpeaba a Occidente entero. Lo mismo ocurría con el terrorismo secesionista de ETA, aunque éste fuese más selectivo.

Desconozco si te apiadarás del que pudo haberte matado -al parecer, ya disfrutando de las 72 vírgenes prometidas-, o si cuando regreses a Bilbao, donde como en Berlín, han llorado por sus muertos, víctimas de una violencia calculada, precisa y dirigida a acabar con España; continuarás apoyando a quienes no solo no la condenan sino que representan institucionalmente a los verdugos. Quizá sigas cargando contra la Guardia Civil que ha evitado atentados similares al que padeciste en nuestra tierra o soñando con que "suenen las campanas de las iglesias". Esta vez lo hicieron por ti.

Confieso que no tenía la más mínima intención de escribirte o apiadarme de quien es partidario de la vuelta a la lucha armada o le contraría que la Ertzaintza se vea obligada a proteger a mis compañeros de partido y a mí porque cientos de putativos de ETA, como tú, Iñaki, se habían atrevido a lanzar días atrás piedras y botellas incluso contra Ortega Lara y Velasco Vidal-Abarca. Al primero lo secuestraron y mantuvieron 532 días en un agujero de 3x2 metros; al padre de la segunda, le dispararon delante de dos de sus hijas. No todos han gozado de tu fortuna.

Por lo demás, te deseo una pronta recuperación. En los hospitales el tiempo pasa despacio, ojalá abras la puerta a la decencia.

Inma Sequí [Twitter: @isequiser96]
Vicesecretaria de Juventud de VOX. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

 


Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.