Opinión | Iñaki Anasagasti

La política de cuentagotas invita a no ir a Madrid

meritxell batet

Este lunes, la ministra Meritxel Batet, responsable del ministerio de Administraciones Públicas nos ha anunciado en la Ser, en entrevista con Pepa Bueno, y lo ha hecho porque ésta se lo ha preguntado, que serán buenos y misericordiosos y que dentro de unos quince días, podía haber dicho que dentro de dos años, se reunirá la Comisión Mixta de Transferencias para hacer efectiva una transferencia de una carretera entre Burgos y Armiñón y líneas de ferrocarril de la margen izquierda, y no por voluntad del gobierno Sánchez sino para cumplir una sentencia del Tribunal Supremo. Pues muy bien. ¡Que alborozo!

Lleva el gobierno de Sánchez cuatro meses en el poder y se mueve como el elefante de la canción, pasito a pasito, muy despacito y no se le ve arranque alguno ni política definida sino una meditada acción de utilizar el cuentagotas sobre una ley orgánica que es el estatuto de Gernika y además refrendada por el pueblo. Este último 25 de octubre se fueron todos los hispanos a Gernika a celebrar su 39 aniversario pero siguen sin cumplirlo. ”Menos celebraciones y más cumplimiento” les debería haber dicho el guarda de la Casa de Juntas. Todo pues es muy vacío y muy cabreante porque en el caso de la Sra. Batet no lo hace como política de su Departamento, sino como cumplimiento de una sentencia del Supremo ganada ésta por la Comunidad Vasca. Encima.

Ya lo vimos cuando Pedro Sánchez, como Gila, dijo en referencia a la transferencia de la gestión económica de la Seguridad Social que si hasta ahora no se había transferido, sería por algo. Increíble pero cierto. Como aquello de Zapatero cuando dijo que apoyaría lo que saliera aprobado del Parlamento catalán y si te he visto no me acuerdo.

O lo de la Sra. Celaá que con un tono entre fastidiado y prepotente contestó en la rueda de prensa de La Moncloa en relación con el cumplimiento del estatuto de Gernika que no había que apresurarse, que no era su prioridad y que estas cosas no se sustancian en cuatro meses, después de decir con su tonillo pijo que lo dicho por Ortuzar era más propio de las campas del Alderdi Eguna, por lo que no había que hacerle mucho caso.

Ni presos, ni transferencias, ni eso de socio preferente que dijo Sánchez en su Investidura, ni Dios que la fundó diciendo lo que para él iba a ser el PNV. Pues habrá que tomar nota.

Esto del cuentagotas estratégico y de darte migajitas como si fuéramos un pollito para tener la bolsa llena para negociar otras cosas es algo poco serio, poco político, poco justo, poco inteligente y muy madrileño.

Yo, el día de la reunión citada, ni iba. Y que la transferencia venga por ley. Si no nos hacemos respetar, no nos van a respetar.

Iñaki Anasagasti [@ianasagasti]
Político vasco. Publicado en El Blog de Iñaki Anasagasti

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.