Última actualizaciónLun, 03 Ago 2020 7pm

Opinión | Iñaki Anasagasti

Blanqueando, que es gerundio

feliperey

#YoMeQuedoEnCasa

Ya tenemos la maquinaria de marketing de Zarzuela a todo gas. Y es que, tras el tras el tardío y patético discurso de Felipe Uve Palito, nos les queda otra más que blanquear su deteriorada imagen.

Ya dan amortizado a su comisionista padre así que es notorio el repentino vuelco en su Agenda y actividad oficial pasando del «perfil bajo» a la mascarilla y los guantes. Este cambio de estrategia (que ya no le vale absolutamente de nada) hace que el monarca entre en la crisis del Covid-19 tras comprobar que su mensaje a su nación no cumplió las expectativas.

Así que levantaron el telón y pusieron en escena una teatrera imagen de pose que llamó la atención porque por primera vez representantes públicos aparecían en una visita pública con mascarilla y guantes. A la cabeza Felipe y, a su lado, la irresponsable ministra de Defensa y el de Sanidad. También el alcalde de Madrid y el consejero de Sanidad de la Comunidad madrileña. Ocurrió este pasado jueves en el hospital de emergencia levantado en Ifema.

Y «El Preparado» volvió a las andadas… a las palabras guionadas (por más clases de interpretación que le impartan, no logra salir de esa falta de empatía). Se puso delante del micro y, de una forma del todo impostada dijo que «Este lugar es fuente de esperanza no solo para los enfermos, sino para la moral de toda España». Sin éxito, intentó enmendar en tono y contenido del mensaje que había lanzado días atrás con el Estado de Alarma vigente y cuando la crisis del coronavirus ya había estallado por completo. En aquel momento, los rumores sobre una posible intervención llevaban días en el aire, especialmente por el perfil bajo que Felipe había demostrado hasta el momento. Estaba a «otras cosas» que pudieran ir desde contar billetes de los chiringuitos de su padre hasta el miedo escénico por romper públicamente con él (que no privadamente). Que nadie piense que la «paga del domingo» que dijo que iba a quitar a Juan Carlos sea devuelta a su partida presupuestaria. Se la dará por debajo de la mesa y Santas Pascuas. Algo muy Borbón. Al tiempo.

Rebobinemos un poco: El pasado domingo, 15 de marzo, Zarzuela advirtió que emitiría un comunicado, pero lo hizo por un asunto completamente distinto. Fue a raíz de la polémica sobre el patrimonio oculto de su corrupto, vividor y putero padre en paraísos fiscales y las comisiones de Arabia. Todo esto había terminado por salpicar a su hijo, beneficiario de una de esas fundaciones opacas. Felipe, que lo supo un año antes (pero no lo hizo público entonces), cortó con su padre, le dejó sin asignación pública y dejó pasar unos días para hablar del Covid-19.

Según se dice, Zarzuela no quería mezclar un asunto tan controvertido con la crisis que se estaba llevando por delante miles de vidas. Desde mi punto de vista, ambas cosas tienen un nexo en común: las dos son virus en el sentido literal del término.

Como he dicho, su breve y tardío discurso no cumplió las expectativas. En Zarzuela lo supieron en el mismo momento que empezaron a correr por Medios y Redes Sociales la multitudinaria cacerolada. Tenían que hacer algo, y rápido. Así que a los publicistas de Palacio les dio por cambiar radicalmente la estrategia (recuerden que siempre les digo que siguen pensando que las y los ciudadanos son tontos de baba). Así que, manos a la obra: Introducir a Felipe y a Letizia «con z» en la crisis del coronavirus.

¿Cómo hacerlo? Pues moviendo resortes y pidiendo la devolución de favores prestados: Llamadas, reuniones telemáticas y videconferencias con los principales agentes sociales, empresarios, sectores de distribución y pesca, organizaciones que representan a la población más vulnerable y encuentros con ministros prácticamente a diario.

Y se preocuparon de enviar inmediatamente todo tipo de fotos y poses de Felipe y Letizia «con z» haciendo ver que no han parado desde entonces: El sábado pasado con el fundador de Inditex, Amancio Ortega, con el presidente de Huawei en España y Portugal, con la Patronal (presidentes de CEOE, CEPYME, ATA), Sindicatos (secretarios generales de UGT y CC.OO.), con los principales responsables de Mercamadrid, con el presidente de la Federación Gallega de Cofradías de Pesca, con el presidente de Mercadona (y gran donante del Partido Popular , Juan Roig), con gerentes de distintos hospitales en Madrid y La Rioja, con el presidente del consejo de administración de la Fira de Barcelona, con Cruz Roja, ONCE, UNICEF, Cáritas, CERMI, Asociación Española contra el Cáncer (AECC), Federación Española de Enfermedades Raras (FEDER), Confederación de Salud Mental España y con la Asociación de Mujeres Víctimas de Trata y Explotación Sexual.

Vamos… un sin parar!!! Y, así… «De repente».

Ah!!! Y también puso a disposición de la ministra de Defensa, la citada irresponsable Margarita Robles, los efectivos de la Guardia Real (como si fuese suya… como si fuesen su colección de Clicks de Playmobil). Esto es muy curioso: Yo pongo mis soldaditos y que les pague el Pueblo. No es coña… por desgracia, para el Erario público, es así.

Además, intercedió para que se produjera el envío de un lote de test de diagnóstico, 100 respiradores y material de protección para el personal sanitario tras hablar con el presidente de Alibabá, mientras el Gobierno ultimaba otras macrocompras que no terminaban de confirmarse.

Aquí quiero detenerme un momento. Al margen (o no) de lo anterior, hemos sabido que ha existido la compra de una remesa defectuosa de 659.000 test de diagnóstico rápido adquiridos a la Compañía Bioeasy (empresa no autorizada por el Gobierno chino). Bien. Hasta seis veces se ha omitido quién es el intermediario español ante la predicha Compañía en las diferentes en ruedas de prensa del presidente de Gobierno, del ministro de Sanidad o del director de del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias.

Una vez reconocido que existe un intermediario (delegado, representante o como se quiera llamar), ¿Por qué no se facilita su identidad? ¿Y si el comisionista resultase ser un Borbón o alguien de su entorno? ¿Tiene la Compañía Bioeasy relación con Alibabá?

La gente se hace esas preguntas, ya circula un «run-run» y, no ser transparentes en estas cuestiones (que a la larga saldrá a la luz, bien sea por un trabajo periodístico de investigación, bien en una ulterior Comisión de Investigación), solo contribuye a la «fabricación» de los famosos bulos y «fake news«. Es lo lleva aparejada la opacidad… la falta de transparencia.

¿Por qué iba a pensar yo que, de ser cierto lo que ya se empieza a decir, es un bulo? Total, no sería la primera vez que miembros de esa familia son relacionados con comisiones y chanchullos. No sería la primera, ni la segunda, ni la tercera… Y no hablo del monarca ni de su padre (tendría santos cojones que estuviese -también- llevándose una Comisión a cuenta de esta desgracia), pero puede ser cualquiera del entorno. Visto lo visto…

Como dice el senador Anasagasti, Urdangarin no hizo otra cosa más que las que veía que se hacían en su nuevo entorno. En su casa nunca lo había visto.

El Gobierno español es muy libre de gestionar la información como crea procedente pero, en caso de que fuese cierto esto de lo que ya se está empezando a hablar, tenga claro que serían colaboradores necesarios. Aviso para navegantes. Y si no quieren bulos (como no los queremos nadie) lo tienen bien fácil: Transparencia cristalina.

Iñaki Anasagasti [@ianasagasti]
Político vasco. Exdiputado y exsenador. Publicado en El Blog de Iñaki Anasagasti

Iñaki Anasagasti
Autor: Iñaki AnasagastiWebsite: https://ianasagasti.blogs.com/
Iñaki Mirena Anasagasti Olabeaga, nació en Cumaná (Venezuela), en el exilio de sus padres. Estudió en Cumaná, San Sebastián (Marianistas) y Bilbao (Santiago Apostol) el bachillerato. Terminado éste se licenció en Comunicación Social en Caracas (Universidad Católica Andrés Bello). Estudió asimismo Economía y Estudios Internacionales. Fue Presidente de Euzko Gaztedi del Centro Vasco de Caracas. Responsable de Radio Euzkadi, Gudari y distintas acciones y publicaciones clandestinas. Vuelve a Bilbao en 1975. Responsable de la publicación Euzkadi es detenido el 1 de abril de 1976. Elegido miembro de la ejecutiva del PNV de Bizkaia (Bizkai Buru Batzar) en febrero de 1977 y del Euzkadi Buru Batzar en junio de ese año. Portavoz del EBB tras la aprobación del estatuto de Autonomía de Gernika es elegido parlamentario por Bizkaia en 1980. Reelegido en 1984. En 1986 es elegido diputado en el Congreso por Bizkaia, es nombrado portavoz del Grupo Vasco siendo reelegido en 1989, 1993, 1996 y 2000. En marzo del año 2004 es elegido senador en representación de Bizkaia. Secretario primero de la Mesa del Senado forma parte de las Comisiones de Exteriores, Defensa, Iberoamérica, Mixta de la Unión Europea y de la Comisión de Reglamento.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.