Opinión | Erik Encinas

Sánchez cede ante los golpistas secesionistas

pedro sanchez quim torra

El presidente Sánchez Castejón sabe que solo el indulto contentará realmente a los golpistas secesionistas, pero se le vería demasiado el plumero, por eso ha optado por una petición de reducción de condena desde la Abogacía del Estado, que tampoco ha pasado por desapercibida, al ser también tremendamente escandalosa, porque quita el delito de rebelión que hace unos meses observaba hasta Sánchez. Sin embargo, la fiscalía, al estilo de Los intocables de Elliot Ness mantiene el delito de rebelión con los demás delitos para los acusados.

Por todo ello, es muy preocupante como el gobierno de Sánchez intenta por diferentes métodos interferir en la Justicia Española, porque altera y todo a los propios jueces y con razón, ya que es una traición en toda regla hacia los españoles. Pero son los favores que debe Sánchez para vivir en Moncloa sin mayoría, porque no olvidemos que él llegó al poder con los enemigos de España y nunca mediante unas elecciones democráticas.

Y mucha atención, porque Sánchez podría incurrir al delito de prevaricación, si desea aprobar los Presupuestos Generales del Estado con el apoyo de los indepes, a quienes tampoco contenta pese a los beneficiosos pactos en las oscuridad. De momento, ciertamente se está salvando, pero cada vez es mayor su desprecio a lo que reclama la Justicia Española, y esto aumenta las divergencias de manera notable y alarmante.

No se debe dudar. Los golpistas encarcelados se enfrentan a delitos muy graves y otros siguen fugados, no son presos políticos como los separatistas están replicando de forma sectaria y contraproducente, y aunque parezca reiterativo, está explicación debe darse una y otra vez, porque a una minoría no les cabe en la cabeza está rigurosa y clara afirmación.

En cualquier caso, los que incumplen las leyes deben rendir cuentas con la justicia, porque no deben de ser diferentes a otros delincuentes, y pienso precisamente que no se irán de rositas, ya que las condenas a las que se enfrentan son superiores a 10 años y pruebas hay para encerrarlos un tiempo razonable. Así que dicho mal hablado lo tienen muy jodido, que se lo hubieran pensado antes de la Declaración Unilateral de Independencia (DUI) y de dividir a Cataluña.

Erik Encinas [Twitter: @ERIKEO5555]
Estudiante. Activista político y social. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.