Última actualizaciónMié, 03 Jun 2020 12am

Opinión | Erik Encinas

Pedro Sánchez vive en una realidad paralela y ha querido imponerla

sanchez psoe ferraz

España por fin irá a las urnas el 28 de abril para reactivar o enterrar Pedro Sánchez con la sospecha incluso de pucherazo a favor del PSOE, un rumor que crece hasta por Moncloa y se está investigando para que no quede impune si es así. Sánchez un personaje ciertamente polémico y muy peligroso al que muchos expertos consideran un enfermo mental, aunque también podría ser que es malo, porque hasta está incurriendo a incumplimiento de la ley y cuya obra de gobierno más importante ha sido crispar la sociedad española y dividirla en dos bandos opuestos, el azul y el rojo. Pero también olvidar la guerra civil o mejor dicho remover cielo y tierra para sacar a Francisco Franco de la tumba y pactar con los que se quieren cargarse España a cachos, pese a no ser una prioridad para los españoles ni una ni la otra, porque los ciudadanos lo están pasando mal y la situación cada vez es peor ante la falta de reformas.

Por culpa del okupa y mentiroso compulsivo Sánchez que no condena como debe a las dictaduras de Venezuela y Cuba ni tampoco la violencia que sufren las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado, los partidos constitucionalistas y españoles de todo tipo, prefiriéndose aliar con las dictaduras y los violentos, incluso terroristas como Otegi que hasta piden el voto por él en España. Un ejemplo ha sido la decisión de gobierno de decretar la exhumación de los restos del general Franco para dividir todavía más a los españoles, las del 28 de abril serán las elecciones más crispadas, violentas, polarizadas y con la existencia de censura desde hace cuatro décadas.

Según la psicóloga Pilar Enjamio asegura que Pedro Sánchez, incuestionablemente, padece la enfermedad del poder en unos niveles graves y no pocos analistas y observadores han apuntado rasgos psicopáticos en su personalidad y comportamiento. Su gusto por la ostentación, su exhibicionismo narcisista, sus reformas en la Moncloa, sus viajes por todo el mundo, su mirada, a veces torva, y su alto grado de satisfacción ejerciendo el poder son claros síntomas de la enfermedad que el psiquiatra ingles David Owen, que fue ministro en el gabinete de Tony Blair, define como "el síndrome de la arrogancia" en su estudio científico "In Sickness and in Power", editado en 2008.

Eso también le lleva a negar la realidad que es muy grave, pero estamos hablando del presidente de la nación, se puede ser enfermo, pero sí se está controlado para no obviar lo que ocurre, si no es un peligro público. Y de ahí toda la crítica situación política, social y económica que está viviendo la sociedad española.

Erik Encinas [Twitter: @ERIKEO5555]
Estudiante. Activista político y social. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Erik Encinas
Autor: Erik Encinas
Graduado en Periodismo por la Universidad Pompeu Fabra. Miembro del Colegio de Periodistas de Cataluña. Colaborador en diferentes medios de comunicación, entre ellos MEDITERRÁNEO DIGITAL, Radio Rubí, VAVEL deportes, Radio Las Palmas o Report.cat. Asesor de comunicación en JPC Comunicación.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.