Opinión | Erik Encinas

Maduro mírate al espejo y luego hablamos

maduro

El dictador Nicolás Maduro se piensa que sus ideas retrógradas y erróneas son las mejores. Pero a día de hoy, se ha podido constatar con rotundidad que para lo único que han servido desgraciadamente, es para llevar por imposición a la miseria al gran pueblo venezolano. Y aun así, el autoritario mandatario critica a otros líderes internacionales como si fuesen peor que él, sin ni siquiera dignarse a mirarse al espejo antes de hablar.

El infierno se apodera de la República Bolivariana de Venezuela, mientras su actual presidente, el dictatorial Nicolás Maduro, envía al ejército y también a los paramilitares chavistas a frenar el anhelo que ansía el pueblo venezolano: la libertad.

A la vez que la represión no frena, la narco dictadura chavista genera verdaderamente estragos mediante una economía comunista, similar a la que se rige en Cuba y que fracasó en la antigua Unión Soviética (URSS) con empresas nacionalizadas que realmente son un coladero de amiguetes fieles al régimen chavista, y que ciertamente son pésimamente gestionadas.

El enfoque de la Venezuela chavista forma parte de una minoría supremacista y que lanza un mensaje sectario a su población y al Mundo entero, que realmente está muy alejada de la realidad general del Estado venezolano y que choca con la visión palpable a pie de calle y con la opinión popular de los ciudadanos venezolanos.

Es incuestionable que la escasez de alimentes y medicamentos está causando muchos quebraderos de cabeza para los venezolanos, que intentan comprar lo que necesitan en supermercados que muchas veces están vacíos, y es cuando esto pasa, que los productos que quedan pasar a ser extramente caros, incluso para los más adinerados. Vamos que una auténtica vergüenza y que demuestra claramente la terrible situación de Venezuela, una nación que era rica y próspera, y que en estos momentos está al borde de la ruina absoluta.

La oposición venezolana es boicoteada brutalmente y perseguida hasta sus propias casas con detenciones y asesinados constatados y perpetrados por el chavismo. Una evidencia más de que esto es una dictadora que va totalmente contra los Derechos Humanos. Además, la oposición es la única que es fuertemente oprimida, ya que los medios de comunicación en Venezuela se ven continuamente perjudicados por la censura y los diversos impedimentos que se establecen en el país.

¿Guerra civil en Venezuela?

La única solución que podría evitar una posible guerra civil en Venezuela es la de convocar una elecciones libres y transparentes que, al mismo tiempo, eliminaran el proceso constituyente y que abrieran un paso a partir de ese momento a la paz y el diálogo real fuera entre iguales y con los grandes partidos de la sociedad venezolana en la mesa de negocación. De otra manera no pasarán grandes cambios en el contexto venezolano, a no ser que la oposición venezolana opte por una revolución justificada frente a la dictadura narco chavista de Maduro. De todas formas, el viraje de las circunstancias indica que el dictador chavista hoy está más cerca de su fin de mandato, que ayer. Y eso es innegable, pasa lo que pase al fin de este panorama caótico y que no merecen sin la menor duda los venezolanos.

Erik Encinas [Twitter: @ERIKEO5555]
Estudiante. Activista político y social. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.