Opinión | Erik Encinas

Los Mossos d’Esquadra siguen perseguidos por hacer el bien en Cataluña

mossos cdr

El daño que ha hecho la Generalitat de Cataluña al cuerpo de los Mossos d’Esquadra tardará años en repararse. Son muchos los Mossos que ya no esconden su gran malestar ante unos asuntos internos que les expedienta o incluso tramita la suspensión de empleo y sueldo a policías autonómicos que defienden en las calles los principios de la Constitución Española. Es el caso de la agente Inmaculada Alcolea o el portavoz de Mossos por la Constitución, Ángel Gómez, entre otros. Una situación aberrante y que solo se entiende asumiendo que se ha perpetrado un golpe de Estado separatista desde las instituciones catalanas.

El conseller de Interior de la Generalitat, Miquel Buch, es un destacado separatista que ha pasado a ser una figura detestable para una importante parte de los agentes del cuerpo autonómico. Y no faltan razones de peso para que esto sea así, porque desampara a su policía y la pone a menudo en tela de juicio por velar por la seguridad de todos los catalanes o decir verdades a aquellos que deliran o se comportan de manera inoportuna.

Por ello, muchos agentes se manifestarán sin miedo a posibles represalias este sábado 12 de enero a las 12:00 en Barcelona contra la impunidad que existe para una minoría secesionista en el cuerpo. Los funcionarios de élite ya están cansados de una realidad paralela que les castiga sin razón y con promesas que quedan en agua de borrajas.

Además, en medio de este caos absoluto, el gobierno de la nación debería tomar cartas en el asunto, pero Pedro Sánchez parece más preocupado en ceder ante las demandas de Quim Torra que en proteger a quienes luchan día tras día por el bien de España. Aunque no es de extrañar, Sánchez gobierna gracias a los separatistas, podemitas y etarras.

Erik Encinas [Twitter: @ERIKEO5555]
Estudiante. Activista político y social. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.