Opinión | Erik Encinas

La prisión permanente garantiza la seguridad de todos

bernardo montoya gitano

Hay delincuentes que jamás cambian su forma de actuar cuando están en libertad, llegando a reconocerlo sin ningún pudor, por ello la prisión permanente es una pena, que tiene como objetivo no dejar en libertad a criminales peligrosos sin capacidad de reinserción social como es el caso del ex convicto Montoya. El asesino de la pobre Laure Luelmo estaría entre rejas, si le hubieran aplicado está condena, que se incorporó al Código Penal en el año 2015. Más motivos para que siga vigente.

Ciertamente llama la atención y resulta incomprensible que Pedro Sánchez quiera acabar con una ley que protege a las mujeres. Además, el gobierno sanchista no plantea ninguna reforma alternativa que sea adecuada para velar por la seguridad de todos, simplemente añade palabras bonitas y vacías a su discurso, ya que se limita a decir que trabajarán para que no se repitan este tipo de macabros homicidios sin hechos que lo demuestren.

La prisión permanente es una gran medida para reducir los asesinatos en España, no para poner fin a ellos, porque esto es lamentablemente imposible, pero si ayuda tener una nación más segura por lo que supone su aplicación, aunque creo que debería ir acompañada de otras medidas que garanticen mejor todavía el orden y la ley, como por ejemplo un aumento de los efectivos en la Policía Nacional y la Guardia Civil, la equiparación salarial de estos cuerpos con los Mossos y más dotaciones en la lucha contra el crimen.

En cualquier caso, el terrible asesinato de Luelmo debería hacer pensar detenidamente al PSOE y terminar con sus propósitos de abolir esta ley que permite hacer justicia.

Erik Encinas [Twitter: @ERIKEO5555]
Estudiante. Activista político y social. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.