Última actualizaciónSáb, 04 Jul 2020 1pm

Opinión | Erik Encinas

Exponerse demasiado, un problema para la intimidad

whatsapp grabar video

Cuando una mujer se suicida, porque tiene esposo e hijos, pero se ha grabado con otro hombre teniendo sexo, quiere decir que algunos usuarios han llegado a un punto donde las barreras de lo íntimo no se saben exactamente dónde están, algo que conlleva peligros para todos los usuarios. No debemos olvidar que la tecnología es generalmente positiva y ha supuesto avances significativos en la comunicación, pero también exige un mayor control por parte nuestra, ya que hay efectos contraproducentes si hacemos un mal uso de la misma.

Las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad a menudo alertan sobre los límites de lo decente en las redes sociales. Y deberíamos hacerles más caso, dado el alto nivel de peligrosidad que existe a día de hoy en internet, donde se puede compartir y acceder fácilmente a fotos y vídeos pornográficos u otro tipo de contenido no adecuado para todos los públicos sin ni siquiera el consentimiento de las partes implicadas en los mismos, algo que es un delito.

En esta problemática de vigente actualidad, los niños son uno de los grupos más vulnerables y expuestos, por ello deben saber que todo lo que ven, oyen o se escribe en las redes sociales no es verdad o puede ser malo para ellos si lo llevan a término. Por lo tanto, los padres no deben ceder a la presión social y deben asumir el control y la pedagogía oportuna sobre el uso del móvil de los menores por el bien de todos en la familia. Y no coger malos modelos y puntuales como el vídeo desafortunado de una madre dando de fumar a un bebé, que ahora se encuentra totalmente arrepentida y se ha visto obligada a dejar todas las cuentas de redes sociales que utilizaba.

Y miren, me considero firmemente defensor de la libertad de expresión y de los DDHH de las personas, pero también pienso que todo no vale. Algunos problemas que se han generado si son consentidos, incluso algunos que parecen que no, pero muchos, a y los hechos me remito son errores o no consentidos, por lo tanto algo no se está haciendo nada bien en la sociedad que vivimos. Esto incuestionablemente, debe quedar muy claro, porque las redes sociales no son juguetes y pueden hacer mucho daño a una o varias personas.

Por ejemplo la desnudez de la piel siempre conlleva más desnudeces. Desde el chantaje que se inicia con una sola imagen y que siempre pide más, y más sórdidas, a la vergüenza de saberse expuesta ante miles, millones de desconocidos. Una vez la imagen se sube a la red, no hay límite temporal y el espacio que las frene. ¿Qué pueden hacer padres y escuela para prevenir la pesadilla? Insisto, control, pedagogía y comprensión. No ceder a la presión social que lleva a entregar móviles a niños de 10 u 11 años. Cuando dispongan de ellos, educar en su uso y en los peligros que entraña, seleccionar las aplicaciones a las que pueden acceder y llevar un control del aparato. Y, si todo falla, darles el apoyo y la confianza que necesiten. La vergüenza y la tristeza pueden devenir trágicas.

En definitiva, educando de manera responsable y correcta a las nuevas generaciones, haremos un mundo mejor y más sostenible, de otro modo, caeremos en un deterioro evidente y la tecnología en lugar de llevarnos hacia adelante, nos llevará hacia atrás de manera desenfrenada.

Erik Encinas [Twitter: @ERIKEO5555]
Estudiante. Activista político y social. Escrito para MEDITERRÁNEO DIGITAL

Erik Encinas
Autor: Erik Encinas
Graduado en Periodismo por la Universidad Pompeu Fabra. Miembro del Colegio de Periodistas de Cataluña. Colaborador en diferentes medios de comunicación, entre ellos MEDITERRÁNEO DIGITAL, Radio Rubí, VAVEL deportes, Radio Las Palmas o Report.cat. Asesor de comunicación en JPC Comunicación.
Últimos artículos publicados

Titulares de portada

Los más leídos del mes

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.