• Portada
  • España
  • Opinión
        • Edgar Sánchez Agulló

          Editorial

          
          Editorial
          Mediterráneo Digital lanza su edición papel
          Miércoles, 06 Junio 2018
          El proyecto de MEDITERRÁNEO DIGITAL sigue creciendo imparable. Convertidos ya en toda una referencia mediática a...
      • Alejo Vidal-Quadras

        Alejo Vidal-Quadras

        
        IMAGE
        Alejo Vidal-Quadras
        La Europa que viene
        Lunes, 13 Mayo 2019
        El próximo 26 de Mayo no sólo se elegirán los miembros del Parlamento Europeo, sino que esta fecha marcará el...
      • David Enguita

        David Enguita

        
        IMAGE
        David Enguita
        Soy Gay, católico y sin diagnóstico de 'Rareza'
        Lunes, 01 Abril 2019
        Tenía cierta ilusión y sobre todo mucha esperanza puesta sobre la entrevista del Papa Francisco en 'Salvados', frente...
      • Erik Encinas

        Erik Encinas

        
        IMAGE
        Erik Encinas
        La Iglesia Católica es la más perseguida con diferencia
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Ser católico en pleno siglo XXI, no es tarea fácil. En muchos países te lleva hasta la muerte, porque los...
      • Iñaki Anasagasti

        Iñaki Anasagasti

        
        IMAGE
        Iñaki Anasagasti
        Y ahora, Europa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Al menos dos de cada tres normas que nos afectan en nuestras vidas se aprueban en Bruselas y el Parlamento Europeo es...
      • Jesús Muñoz

        Jesús Muñoz

        
        IMAGE
        Jesús Muñoz
        ADÑ en la calle por la Unidad de España
        Martes, 12 Febrero 2019
        De los innumerables asuntos que hacen insufrible la situación de la España actual, el de la desmembración de la...
      • Jordi Garriga

        Jordi Garriga

        
        IMAGE
        Jordi Garriga
        ¡La Virgen!
        Sábado, 18 Mayo 2019
        El pasado lunes 13, en el marco de una exposición de la Delegación de Igualdad de la Diputación de Córdoba titulada...
      • Juan Vicente Santacreu

        Juan Vicente Santacreu

        
        IMAGE
        Juan Vicente Santacreu
        Partido Popular
        Viernes, 10 Mayo 2019
        Teóricamente el Partido Popular representa, o ha representado, las aspiraciones de muchos ciudadanos de derechas de...
      • Miguel Bernad

        Miguel Bernad

        
        IMAGE
        Miguel Bernad
        El sepulturero de la Moncloa
        Domingo, 19 Mayo 2019
        Los españoles asisten atónitos que el sepulturero de la Moncloa (llamado Pedro Sánchez) haya fijado la fecha del 10...
      • Pilar Enjamio

        Pilar Enjamio

        
        IMAGE
        Pilar Enjamio
        Iglesias, habitante en chalet de ricos cuestiona la humanidad de Amancio Ortega
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Alguna traba mental o psíquica tienen quienes proclaman la pobreza para los demás y la riqueza para ellos. Vive como...
      • Ramiro Grau

        Ramiro Grau

        
        IMAGE
        Ramiro Grau
        La XIII legislatura está resultando una charlotada
        Jueves, 23 Mayo 2019
        Llevo un par de días que no me encuentro bien, y no es por problemas personales, que también, sino básicamente...
  • Sucesos
  • Identitarios
  • Sociedad
  • Finanzas
  • Gente y TV
  • Historia
  • Feminismo
  • MD Sports
  • Humor
  • Sexo

Opinión / Enrique Area Sacristán

Mi respetado General; por Enrique Area

enrique-area-sacristan

Después de siete meses apartado del servicio como "castigo" a un artículo en el que defendía la unidad de España amparado en la Ley de Derechos y Deberes del Militar de Carrera, hemos llegado al paso más difícil del camino que "juntos" hemos emprendido. Y llamo castigo a las correcciones que se reservan para faltas, si la hubiere, que pueden ser aplicados por un superior sin intervención de la administración de justicia a la que parece nos vamos a ver abocados por incumplimiento del Reglamento de vacantes y destinos: este marca taxativamente que un militar profesional no puede estar más de seis meses en situación de "pendiente de adquisición de destino".

Según Jorge Vigón, y se lo resumo por si no lo ha leído, al castigo no puede buscársele justificación moral más que por los siguientes motivos: como reparación de un daño causado, que no es el caso; para obtener la enmienda del culpable que jamás un castigo enmendó a nadie; como expiación exigida por la falta, que no parece un medio educativo, y, finalmente, por la ejemplaridad como parece ser el caso, para que el sentimiento que pueda despertarse en nuestros compañeros de armas, si usted lo es, sea el temor a sufrir un trato análogo si incurren en los mismos hechos; ahora bien, siendo éste el caso personal, he de decirle que emplear el temor para educar soldados es la mayor incongruencia que puede cometerse; es como dice Gavet, imponer ejercicios prácticos de miedo a hombres para los cuales el valor debe ser una de sus cualidades fundamentales.

Si reconocemos el escaso valor que como medio de educación tiene el castigo que me ha impuesto en tiempo de paz, y que únicamente pudiera tener eficacia para intimidarme, que no ha sido así, tendremos que convenir en que, en el campo de batalla, ante los peligros de la lucha, la importancia de las penas y de este tipo de correcciones, si así lo fuera, se reduce considerablemente; sólo una puede ser realmente temible: la muerte; y aún hay circunstancias, un pánico o un motín, en que ni su trágica visión es suficiente; mejor dicho, en que las circunstancias borran por completo la imagen de tal peligro.

No debo dejar de decirle nada sobre la naturaleza de los castigos: los que pueden aplicarse, están claramente especificados en códigos y reglamentos. Harto conocidos son, y de ellos puede decirse, que la Ley no reconoce ninguno que sea infamante como el que me ha impuesto a mí. "Hubo un tiempo, escribía doña Concepción Arenal, en que la Ley, desesperando del delincuente, daba lugar a que él desesperase; en que le imponía castigos de tal modo humillantes que era imposible lavar su oprobio; en que le escarnecía de tal modo, que aún cuando pudiese estar arrepentido para Dios, para los hombres siempre quedaba infamado. Todos estos castigos han desaparecido; la Ley respeta hasta en el criminal la dignidad del hombre"

Nada de amenazas, pues, y menos de palabras descompuestas; cuando castigues, recuerda que debes abstenerte de la cólera y cuando tú espíritu disfrute de esa necesaria calma, como la tengo yo ahora, medita, pesa y compara.

Espero que todo lo dicho le haga suponer bien que estas palabras han sido inspiradas por los dictados de mi conciencia, sin preocuparme lo más mínimo de lo que otros como usted puedan decir de mis acciones, no obedeciendo a criterios subjetivos como los que le han llevado a mi cese.

Ruego a Dios le dé la suficiente lucidez como para no hacerme conseguir en los tribunales lo que por justicia me corresponde, con mengua de mis haberes: un destino.

Enrique Area Sacristán. Teniente Coronel de Infantería. Doctor por la Universidad de Salamanca

Esta web utiliza cookies propias y de terceros para mejorar la experiencia de navegación y poder ofrecerle contenidos o publicidad de su interés. Si continúa en la página, consideraremos que acepta su uso.